Esta mañana ha tenido lugar una nueva caída y rescate de un buitre leonado sobre Ubrique, la segunda en lo que llevamos de verano registrada después de la acontecida el pasado 29 de julio. Ha sido sobre la terraza de una vivienda particular situada en el Coto Mulera, dando la voz de alarma los vecinos. Como en la anterior ocasión, junto a la Policía Local, el ubriqueño Antonio García se ha encargado de su recuperación, detallando en La Mañana como ha sido la recogida y el estado en el que se encontraba el ejemplar. El buitre permanecerá en un gallinero de su propiedad, hasta ser trasladado Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA Dunas De San Antón) en el Puerto de Santa María. El espacio lo compartirá con el buitre recogido la vez anterior que aún no ha sido desplazado por el personal autorizado. Desde el CREA se anunciaba hoy como el día de recogida.

La altas temperaturas del verano, junto a la falta de agua y comida, provocan habitualmente la caída de buitres leonados sobre nuestra zona. En este caso se trataba de un joven ejemplar que presentaba síntomas de desnutrición y deshidratación, que ya ha sido desparasitado por Antonio García y que será alimentado gracias a la colaboración de carniceros locales que le ofrecen los despojos. Este es el segundo recuperado y rescatado con vida en el entorno urbano, pero el cuarto de cuya caída se tiene constancia. En la zona de Retamoso se hallaba uno vivo que no sobrevivía y en Tavizna, se ha encontrado otro ya muerto atropellado por un vehículo en la carretera.

El año pasado se recogieron una docena de buitres, llegándose a reunir hasta 7 ejemplares a la vez, por la sucesión de rescates concentrados en pocos días. La inminente ola de calor puede provocar que se repitan esta serie de episodios, por lo que Antonio García hacía un llamamiento para que los testigos de estas situaciones no intenten recoger las aves, por el peligro de picotazos, que pueden provocar desgarros e infecciones, sino que den aviso a la Policía Local.

Este es el cuarto caso en lo que llevamos de verano conocido, pero se desconoce la situación que se pueda dar en los campos y sierra. Cabe recordar que una buena parte de estos ejemplares se encuentra en el entorno de Ubrique, por lo que son relativamente frecuentes las caídas de estos animales incluso sobre el casco urbano en fechas de altas temperaturas, por el agotamiento ante la falta de agua y comida de las aves más jóvenes y al no encontrar las corrientes térmicas necesarias para tomar altura. Como solución, Antonio García viene proponiendo la creación de algún muladar, cercado y regulado, en el que puedan contar con animales muertos y despojos para la alimentación de estas aves.

Antonio García, recuperador de buitres leonados en Ubrique