Un total de quince escolares participantes en la quinta edición del Programa Advance de la Fundación López Mariscal han sido los destinatarios de un cheque por valor de 50 euros para canjear por material escolar en la papelería Obelix de Ubrique. Con esta aportación la Fundación quiere recompensar el esfuerzo del alumnado, premiando a los mejores estudiantes de cada uno de los grupos que diariamente ha recibido esas clases de apoyo a pesar de las circunstancias sanitarias a causa del coronavirus. Con esta retribución se aligerar la carga de los gasto del próximo curso académico para las familias y se contribuye a dinamizar el comercio local, ya que en cada edición se elige una papelería para que sean allí empleados los 50 euros del premio, con lo que se reactiva la economía de esa empresa ubriqueña. De este asunto, y del resto de programas educativos de la Fundación López Mariscal, hemos hablado hoy en La Mañana con Esther Carrasco.

El programa Advance cerraba el pasado 30 de junio el periodo de inscripción de cara al curso 21-22, cubriéndose las 120 plazas ofertadas. También se han cubierto las 70 plazas del programa educativo de Verano que durante todo el mes de julio se imparte en la sede de la Fundación en horario de lunes a jueves. Este programa  no es una continuidad del Advance sino que tiene como objetivo reforzar las áreas instrumentales de matemáticas, lengua e inglés, mediante una metodología más lúdica y práctica, favoreciendo el aprendizaje significativo y cooperativo. Al personal docente que lo imparte se han incorporado este año dos colaboradores, antiguos beneficiarios del Programa de Becas de inmersión lingüística de la Fundación, que con su voluntariado han querido agradecer la implicación de López Mariscal en su formación.

Precisamente, días atrás se hacía entrega a los seleccionados para participar en la cuarta edición del Programa Becas en Reino Unido, de una dotación económica para suplir la cancelación a causa de la pandemia de la estancia en el extranjero.

El presidente, José Luis López Fernández, otorgaba una aportación económica a cada uno de los 15 seleccionados como ayuda en sus estudios en una segunda lengua. Los jóvenes premiados han agradecido este gesto ya que la mayoría cursarán estudios universitarios el próximo curso y reconocen que el gasto para una familia, con una economía media, es bastante elevado. Recordemos que en esta cuarta edición fueron un total de 34 las personas aspirantes que se presentaron al proceso de selección y que solo 15 fueron los seleccionados. Estos son: Patricia Romero Sánchez, Juan Jiménez García, Eva Domínguez Calvente, Juan Antonio Olmedo Gutiérrez, Marina Corrales López, Arturo Martínez Lobato, Francisco Pérez Mateos, Antonio Calvillo Pérez, Araceli Guijarro Gil, Elisa Martel Ponce, Miguel Ángel Moreno Castro, Ángela Mateos Valle, María Mateos López, María Castellano Bohórquez y Paula Salguero Piña.

Esther Carrasco, colaboradora de la Fundación López Mariscal