De Irún a Ubrique hay 2.200 kilómetros a pie recorridos en algo menos de 50 días. El cálculo lo ha realizado José Antonio Nieto (56 años), que es quien los va a caminar como reto solidario a beneficio de la familia Gómez Oñate. No será la primera vez que el ubriqueño realice un proyecto de esta envergadura, hace dos años se echó a las espaldas los 800 kilómetro del Camino de Santiago desde Roncesvalles. La meta de ahora le obliga a recorrer casi el triple, sin embargo cuenta con una motivación al margen de la superación personal, ayudar a Dani Gómez.

De las motivaciones, de la fortaleza física y mental, así como de los aspectos organizativos del reto, hemos conversado hoy con el protagonista de la iniciativa. Nieto  partirá la semana que viene hasta Irún para comenzar el viernes 28 de mayo el largo camino de transformar un esfuerzo personal en solidaridad. Su regreso está previsto en torno al 16 de julio. 

Entre las metas que plantean cubrir el reto solidario durante estos casi dos meses encontramos las expectativas económicas a conseguir, pero sobre todo el esfuerzo individual que realizará en solitario. Un esfuerzo que en cifras se traduce en 2.200 kilómetros, durante 48 etapas a una media de entre 42 y 50 kilómetros por día, con la dificultad de la pandemia que mantiene cerrado el 95 por ciento de los albergues de peregrinos. Un problema añadido que deberá afrontar según señalaba en el día a día, asumiendo que habrá etapas en las que quizás tenga que dormir a la intemperie, alargarse o acortarse para poder disponer de un alojamiento que le permita descansar. Es por ello por lo que solicitaba la colaboración de cualquier ubriqueño que quisiera acompañarlo durante el recorrido o parte con una furgoneta o caravana, sirviéndole de apoyo.

El viaje del ubriqueño partirá de Irún, en dirección a Santiago, vía Bilbao, Santander y Gijón. Una vez en Compostela irá hasta Muxía y Finisterre, para regresar de nuevo a Santiago. A partir de aquí comenzaría el «descenso» hacía nuestra localidad, Astorga, Zamora, Salamanca, Cáceres. Mérida, Sevilla y su destino final, Ubrique.

Para este desafío, José Antonio Nieto lleva sin saberlo, años preparándose. Primero como corredor (unos 8 años) y en los últimos cinco años participando en travesías de resistencia en el Campeonato de Andalucía, con el equipo formado por el Club de Senderismo 3 caminos, realizando anualmente unos 3.000 kilómetros. Es por ello, por lo que ahora se siente físicamente preparado.

La carga literal del reto, son los 9 kilos de la mochila ligera que se convertirá en su compañera de viaje. Pero la carga mental es otra cosa. Para sobrellevarla junto con el cansancio físico cuenta con una red importante de colaboradores, amigos y familia. Especialmente sus hijos, Alejandra y Julio, quienes están en estos días, no sin dificultad, intentando dar cobertura logística a las etapas que realizará su padre.

El respaldo de su Club también es indispensable y en particular de Benjamín Castellanos, que se está ocupando de la difusión en redes del reto para obtener la rentabilidad que la causa solidaria merece. Las contribuciones económicas a beneficio de la familia Gómez Oñate se podrán realizar en dos números de cuentas de entidades bancarias (Santander y Unicaja) y a través del Bizum 628 735 654.

El Reto Solidario 2.200 kilómetros» está ya en marcha, para conseguir que «Mis pasos de hoy… serán los tuyos de mañana», lema que guiará durante los próximos meses a José Antonio Nieto.

José Antonio Nieto