La alcaldesa de Ubrique ha enviado un mensaje de ánimo y fuerza a las personas golpeadas por la COVID-19. Manifiesta comprender la frustración de las pymes y autónomos que han debido cesar su actividad desde hace ya dos semanas, y anuncia que solicitarán a la Junta ayudas específicas para estos negocios cerrados por nivel 4.2 de alerta sanitaria. Además, apela al compromiso de la ciudadanía para denunciar ante la Policía Local los posibles comportamientos incívicos de una minoría.

Por tercer día consecutivo, hoy viernes la tasa de incidencia por COVID-19 en Ubrique ha continuado bajando hasta situarse en 1.601,9 casos por cada 100 mil habitantes, a pesar de registrarse 21 nuevos positivos. La tasa refleja los 266 casos notificados por la Junta de Andalucía en nuestro municipio durante los últimos 14 días. Tras los jarros de agua fría del pasado viernes (59 casos) y del lunes (89 casos), desde el martes se han contabilizado un total de 47 positivos y el descenso de la tasa en 700 puntos. En el análisis de estos datos, hoy en ‘La Mañana’, la alcaldesa de Ubrique ha mostrado su satisfacción por esta tendencia aunque con cautela, y haciendo un llamamiento a la unidad de la ciudadanía para revertir completamente esta situación. «Esperanzada y orgullosa de nuestra gente, porque estamos sumando esfuerzos de manera conjunta entre vecinos, colectivos, empresas, y Administraciones», subrayó.

Isabel Gómez ha recordado que a pesar de las cifras en estos últimos días la incidencia en Ubrique aún sigue siendo muy elevada, y quiso dirigirse en primer lugar a las personas y familias que se encuentran afectadas por el coronavirus, en muchos casos con hospitalizaciones, para desearles fuerza y la más pronta recuperación. También se refirió al sacrificio que están teniendo que realizar pymes y autónomos por el cese de la actividad no esencial, y la frustración que todo ello supone. Por ello, destacó que «el primer objetivo debe ser conseguir bajar de esa tasa de 1000, y poco a poco de 500 y el cierre perimetral».

El Comité Territorial de Alerta de Salud Pública de Alto Impacto de la provincia de Cádiz mantenía ayer jueves su reunión semanal para analizar la situación epidemiológica. En el caso de Ubrique, al rebasarse aún la barrera de 1.000 casos por cada 100 mil habitantes, acordó mantener al menos una semana más el cierre perimetral  y el cese de la actividad no esencial, permaneciendo la localidad en el nivel de alerta sanitaria 4, grado 2. Por su parte, declaró al Distrito Sanitario de la Sierra de Cádiz en nivel de alerta 4.1. Tras la reunión, la delegada territorial de Salud, Isabel Paredes, comunicó los datos a la alcaldesa ubriqueña y le informó de que el proceso de vacunación continuará esta próxima semana con la franja de los 60 años. Isabel Gómez le solicitó poder contar con el número total y el porcentaje de personas vacunados frente al COVID-19 hasta el momento en Ubrique.

En el caso de nuestro municipio, según su población (16.605 habitantes), la barrera de 1.000 casos por cada 100 mil habitantes, que supone el cese de la actividad no esencial, se sitúa en 166 positivos en la tasa de las últimas dos semanas. A día de hoy se notifican 81 positivos durante los últimos 7 días en Ubrique, lo que significa que para no rebasar de nuevo ese límite y que, por tanto, los comercios y bares pudiesen volver a abrir, no deberían registrarse más de 85 casos de aquí al próximo jueves, que es cuando el comité de expertos a nivel provincial se reúne cada semana.

Desde hoy los autónomos y pymes ubriqueñas de actividades consideradas no esenciales empiezan a afrontar la tercera semana ya de cierre de sus negocios. En este sentido, Isabel Gómez, ha manifestado que comprende la tensión y la frustración que esto puede generar, pero precisó que no pueden celebrarse actividades grupales de ningún tipo y en ningún espacio, «puesto que no lo permite la Junta de Andalucía, y una vez que se da aviso a la Policía Local, no se puede dar la espalda a los incumplimientos».

Asimismo, anunció que va a plantear en la Junta de Portavoces la intención de reclamar a la Junta de Andalucía ayudas específicas para los comercios, bares, y pequeñas empresas a las que se obliga a cerrar en los municipios con incidencia superior a 1.000 casos. «Ahora mismo la Junta ofrece ayudas generales para establecimientos con pérdidas por la COVID-19, pero no concretas para los afectados por el cese de actividad no esencial, a pesar de que se sacrifican en esa estrategia para frenar los contagios», explicó.

Entretanto, reiteró que continúan desarrollándose controles de manera aleatoria por parte de Policía Local y Guardia Civil para vigilar el cierre perimetral, y que no se produzcan concentraciones de personas en espacios públicos. Ante posibles conductas incívicas, apeló al compromiso de la ciudadanía para denunciar en el momento que las presencien. La alcaldesa ubriqueña mostró su confianza en que «con el esfuerzo colectivo, pronto lograremos salir de esta situación».

Isabel Gómez, alcaldesa de Ubrique