El encendido de una vela en nuestras casas, durante el horario en el que en otras circunstancias hubiera realizado su estación de penitencia, Nuestro Padre Jesús Cautivo y Rescatado, es la iniciativa organizada desde la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Cautivo y Rescatado, María Santísima de la Esperanza y Beato Fray Diego José de Cádiz, para este Miércoles Santo 2021.

La propuesta, que ya se puso en marcha el pasado año durante el confinamiento, se iba a sumar a un conjunto de actos que a causa de la incidencia elevada de Covid-19 en Ubrique han debido suspenderse. Así lo entiende al menos el colectivo cofrade, con cuyo portavoz y secretario Sebastián Casillas hemos conversado hoy en La Mañana.

Esta acción, que se lleva a cabo desde casa, junto con el acto reverencial del Cautivo y los cultos, previstos para hoy, son las únicas acciones que se mantendrán. Para el portavoz del Cautivo, «nos hemos encontrado con una situación, que si no es igual que al año pasado, sino que es peor, ya que hay muchas personas en nuestra localidad pasando la enfermedad». Es por todo ello, que pide responsabilidad a los hermanos y confía en una mejoría, «hoy más que nunca la palabra Esperanza para que el pueblo retome la normalidad, manteniendo la esperanza».

A causa de las actuales circunstancias el Cautivo no vestirá de blanco, como otros Miércoles Santos, sino que llevará una túnica malva realizada por la ubriqueña Inma Castro. La imagen se expone ya en acto reverencial en la Parroquia Nuestra Señora de la O, hasta las 13:30 horas. Después se cerrará para desinfectar, abriendo nuevamente de 17 a 21 horas. Para visitar la imagen habrá que seguir un circuito de entrada y salida. La Hermandad controlará el acceso, para que no coincidan más de 6 personas en el interior con su obligatoria mascarilla. Además se tomará la temperatura a os devotos que acudan al templo. Serán unas medidas más estrictas de lo que la normativa obliga, debido a la elevada tasa de incidencia de Ubrique.

A las 20 horas se oficiarán los cultos religiosos y a partir de las 22 horas se invita a la ciudadanía a encender una vela en señal de devoción para «pedir por todas aquellas personas que lo están pasando mal, por la enfermedad». De este modo, además se recuerda la salida del Miércoles Santo, encendiendo una vela en balcones y ventanas desde las 22 horas (hora de salida habitual del Cautivo), hasta la 1:30 (horario de entrada al templo). También esta noche se proyectaría en la Sierra un mensaje alusivo al Cautivo.

Sebastián Casillas, portavoz y secretario de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Cautivo