Los delegados sindicales dudan entre un acuerdo para este único año y volver a negociar con más perspectiva en 2021, o bien un Convenio de varios años, pero en el que la subida salarial no vaya ligada sólo al IPC, que todo apunta que será negativo en este 2020 y muy bajo en los próximos ejercicios. Antes del regreso de la Mesa Negociadora fijado finalmente para el próximo día 25, UGT y CC.OO deben reunirse para consensuar la postura sindical. Por su parte, la patronal aboga por un Convenio ya de varios años para dar estabilidad al sector.

El secretario general de CCOO de Industria en Cádiz, Jesús Serrano, ha explicado hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique que, antes de reanudar las negociaciones el próximo 25 de septiembre con los empresarios de la piel, los sindicatos deben unificar su posicionamiento en un aspecto tan importante como la propia duración del Convenio Colectivo de la Piel. Según reconoce, «después de la última reunión el pasado 1 de julio, surgieron diferencias tanto con la patronal, como entre los propios delegados sindicales, que deben ser unificadas».

La cuestión es que las negociaciones se han prolongado tanto a lo largo de este año, que cada vez es más urgente su firma para evitar que sigan acumulándose los atrasos en el salario que deberán afrontar las empresas desde enero. «A medida que avance el calendario, esta situación perjudicará más incluso el acuerdo con los empresarios, que cada vez tendrán más complicaciones para hacer frente a esta actualización», subrayó. Por este motivo, una de las propuestas que baraja CC.OO es firmar ya un acuerdo para este único año 2020, con la actualización salarial correspondiente a este 2020, y volver a sentarse en los próximo años para acordar un documento para los próximos años, con mayor perspectiva entonces en torno a la pandemia del coronavirus.

Si no es así, y se insiste en un Convenio de varios años, desde CC.OO tienen claro que la subida salarial no puede estar ligada al IPC, puesto que todo indica que será muy bajo en los próximos años, e incluso negativo en este ejercicio de 2020. El incremento de los sueldos debería estar unido también a otros aspectos, como por ejemplo la productividad. Además, consideran que la tabla salarial debe ser revisada en su conjunto, tras la subida del Salario Mínimo Interprofesional por parte del Gobierno Central. Esto ha provocado que los sueldos más bajos suban casi al nivel del resto de categorías, con lo que siendo de esta manera los trabajadores no quieren más responsabilidades. Por ello, subrayan la necesidad de actualizar las categorías intermedias y altas de la tabla.

Otro aspecto que pone CC.OO sobre la mesa de cara al nuevo Convenio es, además de las retribuciones, el de la contratación. Jesús Serrano subraya que debe abordarse la problemática de la gran temporalidad en el sector, una vez que parece que vuelve a llegar carga de trabajo en estos meses. En este sentido, recuerda la mesa de seguimiento en torno a la contratación acordada en el último Convenio, que no pudo hacerse efectiva ante la falta de representatividad de los empresarios por la desaparición de Empiel. Ahora, desde CC.OO esperan que esos compromisos se hagan realidad y se acabe con situaciones como la contratación sucesiva de un mismo marroquinero en distintas empresas de un mismo grupo. «Si no lo solucionamos nosotros, van a ser otros los que vengan a acabar con esto, a través de los anunciados cambios de la Reforma Laboral», concluyó.

Jesús Serrano, secretario general de CCOO de Industria en Cádiz