Finalmente los bares de copas de Ubrique han podido reabrir sus puertas a través del cambio de un epígrafe de su licencia y cumpliendo la correspondiente normativa para el servicio de comida como es el caso del carnet de manipulador de alimentos, y respetando el actual horario establecido para el conjunto de establecimientos hosteleros. Eso sí, siguen pendientes a la aclaración planteada desde el Ayuntamiento de Ubrique a la Consejería de Salud en torno a las nuevas medidas para hacer frente a brotes de la COVID-19 que entraron en vigor el pasado lunes. Así nos lo ha explicado el presidente de la Asociación de Hostelería de Ubrique, Miguel Ángel Rosado, destacando que esta alternativa supone todo un respiro para las familias propietarias y trabajadores de estos establecimientos, que se vieron sorprendidos el domingo tras la publicación de estas restricciones en el BOJA. Esta misma opción se está siguiendo por parte de un gran número de bares en toda la provincia.

Los establecimientos que sí han debido cerrar de manera inequívoca son los específicos de ocio nocturno, como es el caso las dos discotecas de nuestra localidad, London y Karma. La medida contempla que «los establecimientos de hostelería no podrán superar el 75% de aforo máximo para consumo en el interior del local, salvo los establecimientos especiales de hostelería con música definidos, que no podrán superar el 60% de su aforo, si bien, en el supuesto de que se dediquen exclusivamente al consumo de bebidas, no tendrán autorizada su apertura».

En el caso de Ubrique, esto podía afectar a los bares y cafeterías Morgan, Gaudí, Ambigú der Pino, Oasis, La Tertulia, y Malakayú, que finalmente han encontrado la posibilidad de permanecer abiertos a través de una modificación en su licencia, con la inclusión de algún servicio de comidas, y a la espera de la respuesta definitiva desde Salud. Miguel Rosado explicaba que algunos bares, por ejemplo, ofrecen a partir de ahora a su clientela montaditos, chacinas, o incluso pastelería, que en algún caso ya se estaba haciendo como cafetería. Se han adaptado a lo que exige la normativa para ello, y por tanto están abriendo sus puertas como máximo hasta la 1 de la madrugada, al igual que el resto de establecimientos, sin que puedan admitir nuevos clientes a partir de las 00.00 horas.

Entre estas nuevas medidas en vigor desde el lunes también se indica que el consumo podrá realizarse en la barra o sentado en una mesa, o agrupaciones de mesas, con una distancia mínima de 1,5 metros y una ocupación máxima de diez personas por mesa o agrupación de mesas. Queda además prohibido fumar en la vía pública o en espacios al aire libre cuando no se pueda respetar una distancia mínima interpersonal de al menos dos metros. Esta limitación será aplicable también para el uso de cualquier otro dispositivo de inhalación de tabaco, pipas de agua, cachimbas o asimilados, incluidos cigarrillos electrónicos o vapeo.

Miguel Ángel Rosado, presidente de la Asociación de Hostelería de Ubrique