Hoy lunes 17 de agosto han entrado en vigor las nuevas medidas para hacer frente a brotes de la COVID-19, acordadas el viernes entre el Gobierno Central y las CC.AA. Ayer el BOJA recogía su publicación con la sorpresa mayúscula para los propietarios de bares de copas, cuyo cierre se decreta al igual que el de discotecas y salas de baile dentro del ocio nocturno. En el caso de Ubrique esto conlleva que al menos 6 establecimientos no podrían volver a abrir, tal y como nos confirmaba el presidente de la Asociación de Hostelería de Ubrique, Miguel Ángel Rosado, con quien hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique hemos repasado la otras nuevas restricciones que afectan a su sector. Según nos ha avanzado, esperan mantener un próximo encuentro con el equipo municipal de gobierno para estudiar la posible adaptación de los bares afectados a la nueva normativa y conseguir así su reapertura a través de servir alguna comida. Por el momento, y a la espera de una aclaración de la Consejería de Salud y Familias al Ayuntamiento sobre la norma, los establecimientos están abriendo aún este lunes.

La medida especifica que «los establecimientos de hostelería no podrán superar el 75% de aforo máximo para consumo en el interior del local, salvo los establecimientos especiales de hostelería con música definidos, que no podrán superar el 60% de su aforo, si bien, en el supuesto de que se dediquen exclusivamente al consumo de bebidas, no tendrán autorizada su apertura». En el caso de Ubrique, esto ha supuesto ya desde hoy el cierre de los bares y cafeterías Morgan, Gaudí, Ambigú der Pino, Oasis, La Tertulia, y Malakayú, además de las dos discotecas London y Karma cuyo cierre sí que se preveía por su horario nocturno.

Además, se adoptan otras medidas que afectan a todo el sector hostelero en general como es la restricción de horario a la 1.00 de la madugada como máximo para el cierre, sin que puedan admitir nuevos clientes a partir de las 00.00 horas. El consumo podrá realizarse en la barra o sentado en una mesa, o agrupaciones de mesas, con una distancia mínima de 1,5 metros y una ocupación máxima de diez personas por mesa o agrupación de mesas. Como se había anunciado también, queda prohibido fumar en la vía pública o en espacios al aire libre cuando no se pueda respetar una distancia mínima interpersonal de al menos dos metros. Esta limitación será aplicable también para el uso de cualquier otro dispositivo de inhalación de tabaco, pipas de agua, cachimbas o asimilados, incluidos cigarrillos electrónicos o vapeo.

En lo referente a los eventos multitudinarios, se deberá realizar una evaluación del riesgo por parte de la autoridad sanitaria conforme a lo previsto en el documento ‘Recomendaciones para eventos y actividades multitudinarias en el contexto de nueva normalidad por Covid-19 en España’, acordado en la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. En función de esta evaluación, cada evento deberá contar con autorización.

En cualquier caso, estos eventos podrán realizar su actividad hasta la 1.00 horas como máximo, incluyendo en dicho horario máximo cualquier otra actividad que se desarrolle como apoyo o complemento a los citados eventos.

Miguel Ángel Rosado ha manifestado su comprensión sobre la puestas en marcha de nuevas medidas para evitar más brotes, pero critica el excesivo celo puesto en torno al sector hostelero en comparación con otras actividades (centros comerciales, transporte público…) y la falta de cualquier tipo de información con que se encuentran los establecimientos obligados ahora a cerrar. Además, recuerda que no es comparable un local de ocio nocturno en la costa y las posibles aglomeraciones, con la actividad de los pubs y bares de copas por ejemplo de Ubrique. Después de esta nueva batería de medidas se pregunta si algunos establecimientos podrán volver a soportar esta situación, o si incluso podrán reabrir alguno de los nuevamente cerrados.

Miguel Ángel Rosado, presidente de la Asociación de Hostelería de Ubrique