FOTO: Archivo

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó el pasado jueves 16 de julio que las cantidades pagadas en concepto de gastos hipotecarios  a raíz de una cláusula considerada abusiva deben ser devueltas al consumidor, salvo aquellos en los que la legislación nacional disponga lo contrario. Una sentencia que se suma a la que ya dictaminó en diciembre de 2016 en el caso de las cláusulas suelo. La falta de obligatoriedad sigue provocando que la banca se resista a devolver las cantidades cobradas de forma abusiva en hipotecas a sabiendas de que sólo un reducido porcentaje de consumidores acudirá a los tribunales. De esta sentencia y de las demás dictámenes al respecto que se han conocido en tiempos de coronavirus, hemos conversado hoy con nuestra abogada de cabecera, Julia Rodríguez de Llucia&Abogados, quien nos ha explicado en La Mañana la repercusiones de esta sentencia y ha recomendado a los consumidores ubriqueños a revisar sus situaciones ante una posible reclamación. Ante todo informarse, asesorarse y después valorar la viabilidad del proceso.

La sentencia indica que, de no existir dicha disposición en el Derecho nacional que imponga a los consumidores el pago de la totalidad o de una parte de estos gastos, la legislación comunitaria se opone a que un juez nacional niegue a los clientes que firmaron con un banco la devolución de las cantidades pagadas por la constitución y la cancelación de la hipoteca.

El Tribunal Supremo español ya había declarado nula, por abusiva, en diciembre de 2015, la cláusula de los contratos hipotecarios que carga al cliente con el coste de todos los gastos asociados a la constitución del crédito.

La aplicación de este criterio, sin embargo, resultó dispar en función del juez. Finalmente, el alto tribunal español dictaminó, en enero de 2019, un reparto salomónico de los gastos que suponía su reparto entre clientes y entidades. Ahora el Tribunal Europeo a determinado dictaminar que las entidades deben devolver a sus clientes con retroactividad total el coste de los gastos de constitución de las hipotecas cargados íntegramente al consumidor en cumplimiento a una cláusula abusiva, (excepto el AJD).

Julia Rodríguez.