El Grupo Municipal de Ciudadanos hace balance de su primer año de legislatura en Ubrique

Las mociones y propuestas presentadas por el Grupo Municipal de Ciudadanos durante el primer año de legislatura, así como el posicionamiento de esta formación en los asuntos elevados a Pleno han sido recordados hoy a modo de balance por el portavoz municipal, Jorge Oliva, a quien correspondía el turno de intervención en el espacio Cosa de Todos. El edil de Ciudadanos ha valorado además los datos de desempleo en la localidad reclamando un plan específico para la industria de la marroquinería.

En este repaso del primer año de legislatura, indudablemente hay un punto de inflexión en el mes de marzo con la declaración del estado de alarma a causa del covid-19. Un «año complejo», en palabras de Oliva, donde además de la crisis sanitaria, Ubrique ha abordado asuntos de relevancia municipal, tales como el PGOU o la RPT. Ambos documentos recibieron en su día el respaldo del GM de Ciudadanos. La moción sobre Turismo Industrial, aprobada por unanimidad en el mes de septiembre o la  la propuesta sobre medidas de  prevención contra la adicción a juegos y apuestas de azar, también aprobada en el pleno de octubre con el apoyo de la mayoría de los grupos, son otros ejemplos de la actitud dialogante que identifica a su grupo, «forma parte del ADN de Ciudadanos llegar a un consenso».

Tras el decreto del estado de alarma se abrió una nueva metodología en el ejercicio de la actividad municipal, con los encuentros telemáticos y las reuniones por videoconferencia de Junta de Portavoces. Fruto de ese trabajo son los acuerdos alcanzados para la cesión de la asignación a los grupos políticos  para la adquisición de mascarillas por valor de 31.000 euros. Oliva recordaba además  en este punto, que desde inicio de legislatura, en concreto desde enero, renunciaba a la asignación de los 250 euros mensuales que el Ayuntamiento le consignaba como portavoz municipal. También en este marco se resolvía en conformidad de los grupos las bases reguladoras para la concesión de ayudas destinadas a paliar los efectos económicos negativos ocasionados por la crisis del COVID-19, con un montante de 157.000 euros.

Jorge Oliva ha aprovechado además para valorar los datos del paro en nuestra localidad que durante los últimos meses muestran una tendencia al alza y acumulan 2.898 parados. En marzo se sumaron a engrosar los datos del paro 515 desempleados, 414 en abril y 83 en mayo. Además la localidad cuenta con 201 ERTES solicitados que afectan a más de 1.400 trabajadores. A pesar de los datos negativos, el portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos se muestra confiado en la capacidad de recuperación del sector y en la generación de empleo, esperando que durante los próximos meses, de julio a septiembre, esta tendencia se invierta. A este respecto ha reclamado un plan específico para la industria de la marroquinería, basándose en lo elevado del desempleo industrial en Ubrique a causa de la pandemia, en comparación con ciudades de mayor núcleo poblacional.

Cosa de Todos con Jorge Oliva portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos.

Política Social ha cursado 200 atenciones de ayuda social durante la pandemia

El Área de Política Social ha resuelto durante estos más de dos meses, 200 expedientes de ayuda social en Ubrique. El departamento ha triplicado las atenciones a familias demandantes de estos recursos.

Además de la partida que se proyecta cada año para estas situaciones y que en este presupuesto ascendía a 110 mil euros, el Ayuntamiento de Ubrique está trabajando con los fondos ya liberados de la Diputación de Cádiz, a través del Plan de Ayuda Social Extraordinario Covid-19, del que Ubrique recibe un montante de 46 mil euros. A ellos se añadirán los 42 ml euros del Invierte Social Extraordinario de la Diputación y el Fondo Social Estatal del Gobierno de la Nación. Ayudas esenciales, dada las circunstancias en las que estamos inmersos, que permiten seguir cubriendo esta demanda. Así lo entiende la responsable de Política Social en el Ayuntamiento de Ubrique, Isabel María Bazán, quien ha agradecido públicamente la implicación de la Diputación y la rápida respuesta a las necesidades económicas de los Ayuntamientos en tiempos de pandemia.

La Diputación informaba esta semana a los delegados municipales de Bienestar Social de los 55 ayuntamientos de la provincia, entre los que se encontraba Bazán, del plazo para presentar las solicitudes al Plan Invierte Social post COVID-19  abierto hasta el próximo sábado. El Plan Invierte Social post Covid está dotado con tres millones de euros de fondos propios de la Diputación de Cádiz, con cargo al superávit del año anterior, con la intención de que los ayuntamientos tengan recursos para afrontar los efectos de la pandemia.

Los gastos que los ayuntamientos podrán imputar a este plan tendrán que estar relacionados con la asistencia social primaria: la promoción de la igualdad de género, reinserción social de personas vulnerables, gestión de servicios sociales; servicios a personas dependientes y de asistencia social, residencias de ancianos y otros de naturaleza análoga. Se permite a las entidades locales sufragar gastos corrientes de personal, contratos de servicios y ayudas a familias. Estos servicios incluyen la ayuda a domicilio en todas sus modalidades.

Las ayudas solicitadas por los demandantes ubriqueños han sido destinadas al pago de alquiler, luz, agua, gasto farmacéutico y alimentos. Este último, antes de la pandemia se derivaba al Economato Social con quien el Ayuntamiento colabora anualmente con una aportación de 6.000 euros, sin embargo dado la situación de crisis económica derivada de la pandemia se están atendiendo también las peticiones en concepto de ayuda alimentaria. Isabel María Bazán ha querido agradecer la labor de todos los organismos e instituciones que trabajan en este marco, destacando la iniciativa promovida por  los vendedores y directivos de la ONCE de Ubrique  que decidieron contribuir con las ayudas a las familias más desfavorecidas, entregando 35 lotes de alimentos que se destinaron a Cáritas.

Parques y Jardines

Con la también responsable de Limpieza Viaria y Parques y Jardines, hemos repasado las actuaciones que durante estos días se están llevando a acabo en nuestra localidad. En lo que respecta Jardinería se están realizando principalmente tareas de limpieza y desbroce del exceso de vegetación en espacios públicos. Además se ha recordado a los propietarios de parcelas particulares, la obligatoriedad de limpiar la vegetación,mediante el envío de 200 cartas.

Los operarios de Parques y Jardines han trabajado de refuerzo en la desinfección de la limpieza viaria durante gran parte del estado de alarma. Al regresar a sus labores en mayo, han debido actuar en las zonas ajardinadas que durante estos meses han quedado desatendidas, perdiéndose la campaña de plantación de primavera.

Al mismo tiempo se ha procedido a despejar la maleza y se han ejecutado tareas de podas. Ayer mismo se intervenía por ejemplo en los plataneros de los Callejones. Para sobrellevar el servicio se han contratado siete operarios de agrícolas como refuerzo. Se ha actuado especialmente en localizaciones como la Vega, donde las zonas verdes son más amplias, pero también preparando los jardines de espacios públicos en previsión de su futura apretura, este es el caso de la Piscina o el parque Rafael Alberti.

En el caso de la limpieza viaria se sigue con las tareas de desinfección, pero en un nivel menos intenso. De los 200 puntos de desinfección que se han cubierto antes de la desescalada, se mantienen los relativos a las entrada de la residencia de ancianos, e inmediaciones de Centro de Salud, Mercado de Abastos, Ayuntamiento, Policía Local, entre otros, con la atención en puntos sensibles, tales como la zona del Polígono Industrial.

Isabel María Bazán, delegada municipal de Política Social, Educación, Parques y Jardines, Residuos Sólidos Urbanos y Limpieza Viaria