El CEO de Artilab considera que va a cambiar el paradigma del sector, por lo que es necesario un «reseteo» que incluya nuevas estrategias y alianzas. Prefiere asumir el actual panorama de incertidumbre en términos de oportunidad, y confía en que la unión de trabajadores y empresarios y la gran capacidad de adaptación del sector volverá a posibilitar de nuevo su recuperación, como ya ocurrió en anteriores crisis. La ventaja del sector, que la producción se dirige en gran medida al lujo.

Manuel María Enríquez, CEO de Artilab, protagoniza hoy el primero de los ‘Think Tank’ (laboratorio de ideas) que la Fundación Movex tiene previsto organizar durante las próximas semanas en torno al futuro de Ubrique y el sector de la piel. Junto al especialista en moda Vicens Mustaros, mantendrá un encuentro virtual para reflexionar sobre la situación actual de la industria marroquinera y las posibles medidas que pueden ayudar a su recuperación, que podrá ser seguido a través del perfil de Facebook de Todoves a partir de las 18,00 horas.

«El mundo ahora está cerrado» subrayaba hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique para explicar que sólo las ventas online y el consumo iniciado en una parte de China están permitiendo que la producción continúe algo activa, lo que ha frenado el crecimiento excepcional que el sector estaba experimentando hasta principios de año. Sin embargo, ha querido lanzar un mensaje optimista, en términos de oportunidad. En este sentido, recordó que el sector trabaja para el segmento del lujo, al que el descenso en el consumo afecta de distinta manera, por lo que confía  en que permita un repunte más rápido y exponencial. «Ubrique tiene la oportunidad de consolidarse como su gran aliado» auguró, por la capacidad de adaptación demostrada ya en el pasado durante otras crisis.

En el caso concreto de Artilab, por ejemplo, explicó que trabajan a través de un sistema de suministro permanente basado en un plan que se actualiza cada semana, por lo que en realidad no han vuelto para dar respuesta a pedidos del pasado. Tras su reapertura el pasado lunes, con un tercio de su plantilla, están atendiendo «a la demanda a tiempo real, no ventas a futuro». Según indicó, durante las semanas previas se han volcado en la instalación de medidas preventivas y la implementación de protocolos que permitan trabajar con garantías. Además, abre la puerta a la realización de test en próximas fechas, si bien subraya que lo más importante es «trabajar en equipo, y cumplir de manera estricta los protocolos de seguridad para proteger a los que nos rodean».

Manuel María Enríquez se ha mostrado muy orgulloso de la labor y las manifestaciones realizadas por todos los agentes del sector, desde los sindicatos, a los empresarios, los trabajadores y las administraciones, alineándose en la misma dirección. A los marroquineros bajo un Erte o a los que han perdido su trabajo les pidió «que confíen en los empresarios, porque estamos intentando buscar soluciones para garantizar la viabilidad de las empresas y mantener los puestos de trabajo».

Manuel María Enríquez, CEO de la empresa marroquinera ‘Artilab’