Desde la Asociación Española de Fabricantes de Marroquinería subrayan que el mercado es inexistente en la actualidad, alertan de que el lujo apenas supone un 5% del total y de que los fabricantes italianos intentarán recuperar las grandes firmas. Por ello, apuesta por cambiar la dinámica de trabajo, por ejemplo hacia fusiones de empresas para determinadas producciones o mercados, y como garantía de futuro apuntan a la calidad y el diseño como el gran buque insignia de la marroquinería ubriqueña.

El secretario general de la Asociación Española de Fabricantes de Marroquinería, Artículos de Viaje y Afines (ASEFMA), Fernando Gutiérrez, ha dibujado hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique un panorama desolador para la industria marroquinera y de la moda a causa de la actual crisis sociosanitaria originada por el COVI-19. «No sólo porque se ha destrozado la colección de primavera/verano en plena campaña, sino que el consumo en todo el mundo ha desaparecido», señaló, en un sector que además exporta entre el 40 y el 50% de su producción.

Gutiérrez apuntó la sangría y el caos económico de estos momentos, pero también consecuencias futuras en una crisis global, que nada tiene que ver con la que se vivió en 2008, y que va a provocar pérdida de mano de obra y el cierre de empresas. Al igual que en Ubrique, en el resto de zonas marroquineras del país, las empresas también han optado de forma generalizada por acogerse a ERTEs por razón de producción.

Por ello, requiere medidas de calado inmediatas por parte de las Administraciones, e insta al sector marroquinero a cambiar su visión hacia la unión de empresas, algo que se barajaba como reto de futuro y que asegura que debe abordarse con urgencia. Se refiere a fusiones empresariales «para dar respuesta a determinadas producciones, o acceder a determinados mercados a nivel internacional».

Pese a la pronta reapertura de empresas, con la que reconoce estar en desacuerdo por el elevado riesgo aún de contagio del coronavirus, Fernando Gutiérrez recuerda que se trata de fábricas que están adelantando la demanda que tienen de clientes, sobre todo extranjeros. Y avisa de que hay mucho stockage, que provocará la proliferación de ofertas principalmente vía Internet.

Con respecto a la posibilidad de que el sector marroquinero notase menos la crisis al dedicar parte de su producción al lujo, desde Asefma precisan que este segmento exclusivo supone sólo el 5% del total de la producción. Sin querer ser agorero, alertó de que en esta situación de crisis los fabricantes italianos van a intentar recuperar las grandes marcas.

Como contrapunto a este sombrío panorama, Gutiérrez resaltó los estudios que hablan de una crisis con recuperación en ‘V’, en la que podría registrarse un rebote positivo en 2021, si bien esto dependerá de los propios avances para frenar el COVID-19 y la evolución de la pandemia. En el caso concreto de la marroquinería, también quiso romper una lanza a su favor. «Nuestro pulmón es la calidad y el diseño, eso no nos lo va a quitar nadie y tiene que seguir siendo nuestro buque insignia», aseguró.

Fernando Gutiérrez, secretario general de ASEFMA