UGT se muestra de acuerdo con un regreso progresivo, siempre que se adopten las medidas de protección adecuadas. CC.OO considera que cada empresa debe valorar si cuenta con garantías sanitarias, económicas y productivas.

Diversas empresas marroquineras han vuelto hoy a la actividad al igual que otros sectores industriales y de la construcción, después de que el Gobierno central diese por finalizado el período de hibernación económica que se ha prolongado durante dos semanas. Una situación que genera preocupación ante la posibilidad de que esto pueda facilitar el contagio de COVID 19. Desde los sindicatos UGT y CCOO han pedido cautela, reconocen la necesidad de ir reactivando la economía, pero subrayan que el regreso sólo debe hacerse si se aseguran las correspondientes medidas de protección. En el caso de no cumplirse, instan a los trabajadores a abandonar sus puesto de trabajo y denunciarlo ante las autoridades. Así lo recordaban hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique Jesús Serrano, secretario general de CCOO de Industria en Cádiz, y Antonio Montoro, secretario general de FICA UGT en Cádiz, quienes además han querido enviar sus condolencias y su pesar ante los fallecimientos registrados en la Residencia.

Desde UGT han recalcado que dentro de esta situación «la salud es lo primero, pero reconociendo que los ERTE no son la panacea» y por tanto el regreso a la actividad debe ser «progresivo, con un porcentaje de las plantillas, y a expensas de la evolución del coronavirus en nuestro país». Montoro ha señalado que «a partir de ahora tocará empezar a convivir con la enfermedad, afortunadamente con los hospitales más aliviados, pero sin perderle el respeto». También recordó que los ERTE son «vivos», y que por tanto puede rescatarse a trabajadores para trabajar, aunque son éstos los primeros a los que debe llamar la empresa y no realizar nuevas contrataciones.

Por su parte, en opinión del secretario general de CCOO de Industria no se puede generalizar en torno al sector marroquinero, sino que cada empresa tiene sus características, y por tanto en función a ello podrá volver a la actividad siempre y cuando pueda cumplir los protocolos de seguridad laboral. Además, insistió en un mensaje de «cautela, y no arrancar por arrancar», sobre todo si no las empresas tampoco cuentan con las garantías suficientes de volumen de trabajo, distribución, o proveedores», porque «una vez desactivados los ERTE va a ser más complicado activarlos».

Antonio Montoro, secretario general de FICA UGT en Cádiz

Jesús Serrano, secretario general de CCOO de Industria en Cádiz