Los regalos de Reyes también deben tener límites. Límites en cuanto a cantidad y contenido. Un exceso de juguetes conduce a la anestesia emocional, generando una sobre-estimulación y en consecuencia la apatía en el menor. El tipo de regalo es algo sobre lo que también debemos meditar, juguetes que sirvan para la función que los define:  jugar. Juguetes por tanto que fomenten la creatividad, que les haga pensar y les ayude a desarrollar sus talentos.

De los regalos de Reyes, hemos hablado hoy en la Consulta de Psicología Infantil y Juvenil con la psicoterapeuta y pedagoga, Lourdes Castro. 

Entre los consejos previos a la propia adquisición, Castro nos propone realizar un ejercicio para evitar la acumulación propia del consumismo, promoviendo la acción de desprenderse de los juguetes que les guste y donarlos a un fin social, desprendiéndonos también del valor material de las cosas.

Después llega la elaboración de la Carta de Reyes. Para este momento Lourdes Castro plantea hacer  balance y meditar sobre las cosas que podemos mejorar, aclarar que si bien los Reyes traen los regalos, son los padres los que determinan su uso (sobre todo en el caso de las tecnologías) y atenernos a la regla de los cuatro regalos: algo que sirva para llevar, algo para leer, algo que deseen y por último algo que necesiten.

Consulta de Psicología Infantil y Juvenil con Lourdes Castro.