Durante la tarde del pasado sábado bomberos del Grupo de Rescate en Montaña debieron realizar dos salidas consecutivas para auxiliar a un parapentista en Algodonales y una senderista en El Torreón. Desde que finalizara el verano, coincidiendo con una mayor afluencia de visitantes a la Sierra, se ha incrementado el número de intervenciones hasta alcanzar ya la veintena en lo que llevamos de año, aún por debajo de la cifra registrada en 2018. Así nos lo apuntaba hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique Carlos Chacón, responsable y portavoz del Grupo de Rescate en Montaña.

En este caso, en torno a las 18,00 horas recibían aviso desde el 085 para el rescate de un parapentista en Algodonales, que había quedado atrapado en la copa de un árbol, junto a la pista de aterrizaje en el cruce de la Muela. Se desplazaron 2 bomberos del GRM desde Villamartín, con el vehículo L-16 en apoyo a sus compañeros del Parque de Olvera, que finalmente pudieron desarrollar el rescate utilizando una escalera extensible.

La llamada para el segundo servicio se registraba a penas media hora después, sobre las 18,30 horas. Se trataba de una senderista sevillana de 65 años, con calambres en las piernas y síntomas de agotamiento. Junto a su pareja, estaban realizando el descenso por el sendero del Torreón. Aunque intentaron completar la bajada sin ayuda, a un kilómetro de la carretera vieron que se les echaba la noche encima, a causa del bajo ritmo al que debían caminar.

Al no existir cobertura en la zona, y contar con poca información, se decidió activar a 6 bomberos. Una vez en el lugar, la senderista prefirió no ser conducida en camilla, por lo que desde el GRM les ayudaron en la bajada, facilitándoles iluminación hasta el aparcamiento. Además, colaboraron efectivos de la Guardia Civil de El Bosque.

Carlos Chacón, responsable y portavoz del Grupo de Rescate en Montaña