La Parroquia le dedicará a las 12,00 horas su eucaristía del domingo, a la que seguirá la lectura de un manifiesto, impulsado por la HOAC de Ubrique. El objetivo, reclamar un trabajo digno, frente a la actual precariedad en el ámbito laboral. Además, se desplegará una pancarta reivindicativa en el Parque Rafael Aberti.

Con el lema “Frente a la indecente precariedad, trabajo decente, como Dios quiere”, las entidades promotoras de la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD) –Cáritas, Conferencia Española de Religiosos (CONFER), Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), Justicia y Paz, Juventud Estudiante Católica (JEC) y Juventud Obrera Cristiana (JOC)— se suman a la conmemoración el 7 de octubre de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, promovida por la Confederación Sindical Internacional e impulsada por la Organización Mundial del Trabajo. En nuestra localidad, La Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) de Ubrique desarrollará un año más distintas iniciativas, que nos anticipaban hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique tres de sus integrantes:  Fran García, Ana García, y Sebastián Zapata.

En concreto, como en años anteriores, la misa del domingo a las 12,00 horas en la Parroquia estará dedicada a la reivindicación de una trabajo decente, que finalizará con la lectura de un manifiesto. Para ampliar esta reflexión a toda la localidad se desplegará además una pancarta en el Parque Rafael Aberti, situada en el acceso inferior junto a la Plaza de RTVE.

Tal y como nos han explicado desde la HOAC de Ubrique, durante esta jornada mundial se pretende denunciar las lamentables condiciones que se siguen sufriendo por parte de muchos trabajadores. De hecho, subrayan que contar con un trabajo hoy en día no garantiza ya evitar la pobreza y la exclusión social. Los efectos negativos de la precariedad laboral se traduce en vulnerabilidad, personas explotadas y abusadas por contratos temporales y eventuales, con sueldos que no concuerdan con las horas realizadas, sin medidas de seguridad, o sujetas a horarios que hacen imposible la conciliación laboral y familiar.

Desde HOAC recuerdan que muchas de estas situaciones siguen viviéndose cada día en Ubrique y en sectores como el marroquinero, a pesar del descenso progresivo del paro durante los últimos años. Un mensaje a tener en cuenta además justo cuando sindicatos y empresarios deben iniciar en estas próximas semanas las negociaciones en torno al nuevo Convenio Colectivo de la Piel.

La apuesta por un ‘trabajo decente’ significa «la oportunidad de acceder a un empleo productivo que genere un ingreso justo, la seguridad en el lugar de trabajo y la protección social para las familias, mejores perspectivas de desarrollo personal e integración social, libertad para que los individuos expresen sus opiniones, se organicen y participen en las decisiones que afectan sus vidas, y la igualdad de oportunidades y trato para todos, mujeres y hombres». Por ello, se reivindica que todos los poderes públicos se comprometan de forma activa en la construcción de un sistema económico, social y laboral justo, fraterno y sostenible que sitúe a la persona en el centro, y en el que el trabajo sea garante de dignidad y justicia, así como del desarrollo integral de la persona.

Desde HOAC se destaca, por tanto, que el primer objetivo debe ser la erradicación del paro, para evitar la exclusión social de los desempleados, pero también el cambio la apuesta por una economía solidaria, y un nuevo modelo social y cultural en el que se priorice la dignidad de la persona, en vez de la riquezas. Entre otras medidas, una muy  concreta, como la jornada de trabajo a tiempo completo, con una duración de 8 horas, para que pueda existir conciliación de trabajo y vida personal y familiar.

Fran García, Ana García, y Sebastián Zapata, integrantes de la HOAC de Ubrique