Aunque se produjo el traslado de los efectivos del Grupo de Rescate de Montaña, la actuación no contempló el trasporte del accidentado al ser atendido directamente por el helicóptero del 061.

En torno a las dos de la tarde del pasado sábado el GRM del Consorcio Provincial de Bomberos con sede en Ubrique recibían la llamada del 112 alertando sobre la situación de un varón accidentado en una zona próxima al Arco del Endrinal en la sierra de Grazalema, con un fuerte dolor de pecho y malestar general. Tras conversar con los acompañantes del senderista y según los datos facilitados sobre el estado del paciente, que presentaba fuerte dolor en el pecho y vómitos, así como la ubicación en la que se hallaban a unos 1400 metros de altitud a más de dos kilómetros del Puerto del Boyar, el Grupo de Rescate opta por solicitar al 061 el helicóptero para su atención y traslado a un centro hospitalario.

Con la intención de aproximar al accidentado hasta el  lugar de aterrizaje previsto en el pozo de la Balsa o Balza, se trasladan hasta el lugar a pie desde el Puerto del Boyar, cuatro efectivos con camilla de montaña, para colaborar en la aproximación a la zona de aterrizaje si fuera necesario. Finalmente el helicóptero apuró el aterrizaje a unos 20 metros del paciente procediendo los sanitarios a estabilizarlo y trasladarlo al Hospital de Málaga. Así nos lo ha contado Carlos Chacón responsable del GRM, con quien hemos destacado además las labores de coordinación entre los equipos implicados y los protocolos aplicados.

Carlos Chacón, jefe y portavoz del Grupo de Rescate en Montaña