Al ingeniero ubriqueño Adrian Soto la marroquinería le ha llevado directamente a Silicon Valley.

En enero cuando cursaba el último año de Ingeniería Industrial concurría con su compañero de trabajo Timotei Molnar, en un Programa de Emprendimiento de la Universidad de Sevilla. El proyecto presentado sobre la fabricación de bolsos con un nuevo material sostenible obtenido de la piña le valió el reconocimiento y la obtención del premio. Un premio que acaba de disfrutar y que consistía en una estancia de 17 días, del 14 de agosto al 1 de septiembre, participando en un intenso programa de emprendimiento en la Universidad de California en Berkeley, en pleno Silicon Valley, donde se alojan Facebook, Google o Apple y muchas de las corporaciones y startups que han cambiado por completo nuestra forma de enfrentarnos al mundo.

Recién aterrizado de EEUU Adrián Soto, ha atendido La Mañana para compartir con los oyentes de Radio Ubrique, una experiencia única que no sólo recomienda a nivel profesional y académico sino también a nivel personal.

En este camino recorrido, ha querido agradecer la colaboración de personas próximas al sector, entre ellas su padre Miguel Soto que fue quien fabricó el prototipo diseñado durante el proyecto. Se trata de un bolso elaborado con material vegetal, muy parecido a la piel, creado a través de la fibra de la piña, consiguiendo por tanto un material sostenible y vegano. A este material quisieron aplicarle la calidad del marroquinero ubriqueño en el proceso de fabricación de bolsos, un elemento esencial a la hora de plasmar la idea original.

Adrián Soto González, tiene 23 años, cursó estudios en el CEIP Fernando Gavilán e IES Los Remedios de Ubrique. Este año se graduaba en Ingeniería Industrial por la Universidad de Sevilla y tiene previsto el próximo curso especializarse en diseño y desarrollo de productos con formación de postgrado. En la actualidad trabaja en la empresa MYHIXEL, una startup sevillana creada en el contexto del espacio RES, que ha desarrollado un sistema llamado MYHIXEL TR, que se basa en un método probado científicamente, con el que se pretende mejorar la calidad de las relaciones sexuales a través del control de la eyaculación.

Adríán se ha encargado de crear este nuevo producto y en el futuro pretende también desarrollar el potencial del proyecto de piel vegetal que lo ha llevado hasta la Universidad de Berkeley. De hecho para completar su formación en el futuro, ya ha anunciado que concurrirá a la III convocatoria de los Premios Académicos Familias Valle y De Piña, Innvercumbre 2019, en la modalidad de mejor egresado universitario vinculado al Grupo de Empresas Invercumbre, cuyo plazo se abre en el mes de octubre.

Adrián Soto González