Los pies, a menudo infravalorados, tienen una importancia fundamental en la salud del resto de nuestro cuerpo. Por ello, si debemos cuidarlos a lo largo de todo el año, más aún durante el período estival en el que las condiciones climatológicas y el uso de calzado más descubierto puede provocar diversos problemas. La podóloga ubriqueña María José Domínguez ha participado hoy en nuestro espacio ‘Salud en Verano’, con la colaboración de la Delegación de Salud del Ayuntamiento de Ubrique, para hablarnos sobre el cuidado de nuestros pies y apuntarnos algunos consejos a tener en cuenta.

En verano pasamos de un calzado cerrado a uno abierto, además de prescindir de calcetines o medias que en gran medida protegen nuestros pies durante el otoño invierno, con lo que nuestros pies están más expuestos al calor y la humedad. Esto puede provocar problemas en la piel como sequedad o grietas en los talones, infecciones por hongos o papilomas en el pie o las uñas, además de aumentar el consabido mal olor a causa de una mayor sudoración.

Para prevenir estas situaciones María José Domínguez aconseja una ‘puesta a punto’ de nuestros pies con la visita al podólogo antes del verano, y una lavado diario, secando e hidratando bien los pies. Además, debemos proteger los pies del sol, y utilizar chanclas en lugares públicos para evitar posibles infecciones. En cualquier caso, hay que limitar el uso de las chanclas para momentos puntuales y distancias cortas, pero no utilizarlas como calzado habitual ya que también podría derivar en lesiones como la fascitis plantar. El mejor calzado, las sandalias, de tejido suave y que lleven el pie sujeto, con suelas no muy finas ni rígidas.

Salud en Verano, con la podóloga María José Domínguez