Tal y como habían apuntado las previsiones meteorológicas, la lluvia se convirtió finalmente en el indeseado protagonista en gran parte de la Semana Santa 2019 de Ubrique, en la que sólo pudieron completarse la mitad de las estaciones de penitencia programadas. Cara y Cruz para las hermandades ubriqueñas, ya que después de un Domingo de Ramos espléndido para ‘La Borriquita’, la progresiva inestabilidad del tiempo obligó el Miércoles Santo al Cautivo a realizar su desfile a mayor ritmo, mientras que en el Jueves Santo impidió su salida al Nazareno y Nuestra Señora de la Estrella, y el Viernes Santo forzó a la suspensión a mitad de recorrido de la estación de penitencia del Santo Entierro y Nuestra Señora de los Dolores.

Hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique hemos hecho balance junto a las distintas hermandades con recorridos procesionales programados para estos días. En el caso de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Cautivo y Rescatado, su portavoz, Sebastián Casillas, manifestaba su satisfacción y el agradecimiento a la cuadrilla de costaleros y de todos los participantes el Miércoles Santo por su esfuerzo a la hora de recortar la duración de la estación de penitencia y adaptarla a las previsiones meteorológicas que les iban llegando.

El Cautivo pudo completar su tradicional itinerario, a pesar de que minutos antes de las 22,00 horas se mantenía la llovizna. A esa hora ya habían confirmado a través de las últimas previsiones y de localidades de los alrededores que la lluvia podría dar una tregua hasta poco después de las 23,30 horas, por lo que a las 21,50 ya estaba la Cruz de guía en el umbral de la Parroquia. El objetivo era que el paso iniciase el recorrido a su hora en punto y desde ahí acelerar el ritmo habitual para terminar una hora y media antes, algo que la cuadrilla de costaleros aseguró que era posible y que, de hecho, llevaron a cabo.

Sin embargo, el tiempo no respetó todas las salidas procesionales de Ubrique. Las predicciones no fueron del todo fieles a la realidad y finalmente la Junta de Gobierno de la Hermandad del Nazareno asumía la situación y dejaba el Jueves Santo en el templo las imágenes de Nuestro Padre Jesús Nazareno y la Virgen de la Estrella, teniendo que refugiarse en el Jesús en la jornada del Viernes Santo, el Santo Cristo Yacente y Nuestra Señora de los Dolores, tras su encuentro a las puertas de la calle Magdalena y adoptando paso de agua. Afortunadamente las imágenes no sufrieron daño alguno y tampoco los penitentes y personas que formaban parte del cortejo procesional. Esta era precisamente una de las principales preocupaciones del hermano mayor José Manuel Naranjo, con quien hemos hablado hoy en ‘La Mañana’

La casualidad meteorológica nos ofreció una estampa singular en el templo, al congregarse los cuatro pasos con los que procesiona la Hermandad en Semana Santa. También nos deja una duda, que instantáneas se utilizarán para participar en el Concurso del Cartel anunciador de la Semana Santa 2020, dedicado a la Virgen de los Dolores y cuyo plazo se abre el 29 de abril. Y es que las bases recoge el supuesto de la suspensión y de la salida en estación de penitencia, pero la brevedad del recorrido, apenas estuvo media hora en la calle, deja en el aire nuevas posibilidades.

El hermano mayor del Nazareno, nos contaba que a pesar de la decepción, se vivieron con gran intensidad los momentos previos de las salidas de ambos días, especialmente durante el rezo del Angelus y el acto de reconocimiento que la Hermandad ofreció en la jornada del Jueves Santo. Horas emotivas en las que se reconoció la labor del Club de Atletismo Nutrias Pantaneras, así como de los hermanos nazarenos y colaboradores Patricia Carrasco, Antonio Venegas, Isabel Benítez, Francisco Pérez y al capataz de la Virgen de la Estrella José Ángulo por sus más de 40 años de dedicación a la Hermandad del Nazareno.

Sebastián Casillas, portavoz de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Cautivo y Rescatado

José Manuel Naranjo, hermano mayor de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno