Conseguir que nuestros hijos duerman tranquilos y con sensación de seguridad es uno de los retos más difíciles que debemos afrontar como padres, sobre todo por la constancia, paciencia y calma que nos tiene que acompañar en el proceso.

Sobre la importancia del sueño de los menores y las causas que lo interrumpen, hemos hablado hoy en la Consulta de Psicología Infantil y Juvenil que cada quince días le ofrecemos en La Mañana  de Radio Ubrique en colaboración con la psicoterapeuta y pedagoga Lourdes Castro.

La Organización Mundial de la Salud  (OMS) recomienda que los niños duerman entre 10 y 12 horas diarias de calidad, es decir, dormir de manera ininterrumpida para que las fases del sueño puedan proceder en orden y siguiendo su debida progresión. Dormir lo suficiente mejora el rendimiento escolar, la atención y el comportamiento e influye en el metabolismo y el crecimiento del menor. El sueño es un proceso natural, por lo que más que enseñar a dormir, lo que debemos hacer es propiciar que el sueño sea seguro y tranquilo.

Para abordar el tema Castro nos ha hecho preguntarnos si realmente queremos que nuestro hijo duerma en su dormitorio y si el menor también lo desea, planteando el colecho como una opción más a considerar, siempre que se escoja en consenso. Una de las causas principales de esa resistencia a la hora de irse a dormir es el miedo. Durante las horas de sueño el niño se queda absolutamente solo, es por tanto lógico que busque la seguridad de los padres, manteniendo un contacto directo. Las rutinas y los hábitos, indispensables para todos los niños, nos permiten afianzar la sensación de seguridad y confort.  Sin embargo, para  Lourdes Castro «lo importante es saber transmitir a nuestros hijos que si tienen miedo vamos a estar para ellos» atendiendo su llamada con calma y tranquilidad.

Consulta de Psicología Infantil y Juvenil 8 de abril