En marzo de 2017 se inauguraba en Ubrique el Centro de Atención Infantil Temprana (CAIT), después de dos años de su puesta en marcha el centro ha atendido a la población infantil de 0 y 6 años, trabajando con las familias de Ubrique y de otras poblaciones cercanas (como Villaluenga del Rosario y Benaocaz), evitando de este modo, los desplazamientos a los hasta entonces centros de referencia de Arcos o Villamartín.

De las instalaciones, del acceso al CAIT, así como de la asistencia que se presta a los usuarios, la familia y su entorno, hemos hablado hoy en La Mañana de Radio Ubrique con las tres profesionales sanitarias que diariamente prestan servicio en el centro, Laura García, Laura Roldán y Paqui López.

La Atención Temprana pretende dar respuesta, lo más rápido posible, a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños y niñas con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos. Ubicado en la última planta del edificio administrativo de la Piscina Municipal Cubierta, el CAIT de Ubrique cuenta en sus 250 metros cuadrados con la infraestructura necesaria para desarrollar los tratamientos de motricidad, cognitivos y logopédicos.

En la actualidad del total de 35 plazas disponibles en el centro se atiende a 25 menores. La incorporación de los usuarios se tramita a través de la Unidad de Atención Temprana de Villamartín, quienes vía pediatra, valoran la idoneidad de intervención. El primer contacto con el CAIT sirve para evaluar todas las áreas de actuación y determinar en consenso con los padres las sesiones que recibirían y su frecuencia, así como los objetivos a cubrir. De este modo, nos lo explicaba la psicóloga, máster en Psicología General Sanitaria y máster en Atención Temprana, Laura Roldán, para quien los padres son los más capacitados en el descubrimiento de cualquier tipo de anomalía.

La principal barrera con la que suelen encontrarse en el desempeño de su trabajo son los esteriotipos sociales generados fruto del desconocimiento. Según Laura Roldán, «la atención temprana es un campo muy amplio y no atiende sólo a niños con grandes dificultades, también se trabaja en el campo de la prevención». Este es el caso de los bebés prematuros a los que desde el CAIT se les hace un seguimiento preventivo.

Las tres profesionales coinciden en la importancia de la detección precoz

Las tres profesionales coinciden además en la importancia de la detección precoz, explicándonos cada una en su campo los signos de alarma que los padres no deben dejar pasar. Paqui López es fisioterapéuta, máster en Atención Temprana, trabaja los problemas del movimiento y el control corporal y nos aseguraba que la intervención en motricidad es básica en los 15 primeros meses de vida para su futura corrección. A ello se ha referido también la logopeda y postgrado en Atención Temprana, Laura García, quien insistía en que los padres consulten con profesionales ante cualquier tipo de duda. Para resolverlas ofrecían el teléfono del CAIT, 687 36 10 68.

EL CAIT es un servicio público, prestado por la Junta de Andalucía a través de la Consejería de Salud. El Ayuntamiento de Ubrique solicitaba en su día la prestación en la localidad siendo incluido finalmente en el Acuerdo Marco de Atención Infantil Temprana. En 2017 la empresa concesionaria Claros, comenzó a ofrecer sus servicios, con tratamientos cognitivo, logopédico y fisioterapéutico a las familias demandantes de Ubrique y de otras poblaciones cercanas como Villaluenga del Rosario y Benaocaz.

Laura García, Laura Roldán y Paqui López.