CCOO subraya la falta de interlocución por parte del empresariado, cuya nueva asociación aún no ha contactado con los sindicatos, y demanda a los trabajadores que se involucren para comenzar a analizar las reivindicaciones de cara al próximo Convenio. En Ubrique apenas contabilizan una decena de delegados sindicales, en vez de los varios cientos que debería haber por el gran número de trabajadores.

Tal y como contempla su artículo 4, el Convenio Colectivo Provincial de Piel-Marroquinería ha quedado prorrogado una vez que ni patronal ni sindicatos ha optado por denunciarlo antes del 30 de septiembre. El acuerdo, con finalización el próximo 31 de diciembre, ve ampliada su vigencia de forma automática hasta la conclusión de 2019, debiéndose aplicar todo su contenido. La única variación se refiere a los conceptos económicos y salariales, que han de incrementarse lo mismo que marque el IPC real a final de año.

Hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique lo confirmábamos junto al secretario general de CCOO de Industria en Cádiz, Jesús Serrano, quien ha anunciado la celebración de un encuentro con sus delegados sindicales del sector marroquinero el próximo 26 de octubre para establecer un calendario de visitas a las fábricas ubriqueñas. El objetivo, intentar organizar la representación sindical que, según ha lamentado, en la actualidad es minoritaria.

Llamamiento a los marroquineros: “Los trabajadores son los principales protagonistas del Convenio Colectivo, los sindicatos tenemos nuestro papel, pero dependemos de los trabajadores”

Jesús Serrano ha hecho un llamamiento a los marroquineros recordando que “los trabajadores son los principales protagonistas del Convenio Colectivo, los sindicatos tenemos nuestro papel, pero dependemos de los trabajadores”, precisó, apuntando que en estos momentos tienen contabilizados 11 delegados “cuando tendría que haber entre 300 y 400 delegados al menos en el sector”.

El siguiente paso, según explicó, será buscar una interlocución con las empresas una vez haya finalizado este 2018 para rubricar la subida de la tabla salarial en función al IPC real con el que concluya el año, tal y como recoge el convenio.

En este sentido manifestó que es imprescindible que las empresas, “que han estado desaparecidas durante estos últimos años” desde que dejase de funcionar Empiel, también se involucren en el convenio, puesto que las Administraciones lo exigen en sus subvenciones, y los nuevos clientes a la hora de las certificaciones de calidad o de productividad. “Los propios empresarios deben ser los primeros interesados frente a la competencia desleal de otras empresas que no cumplen el convenio y producen así a más bajo coste”, apuntó.

Desde CCOO aseguran que “no ha existido dejadez por nuestra parte” en torno a la denuncia del Convenio, y que han optado por prorrogarlo para dar tiempo a que los trabajadores den un paso al frente y elijan sus representantes sindicales para poner de relieve qué quieren hacer en torno al sector. Además, Serrano recordó que en este tiempo tampoco han podido dirigirse a los empresarios por no contar con una asociación que los represente, lo que de hecho ha provocado la inacción de la mesa de seguimiento de la contratación, novedad en el último Convenio que no ha llegado a entrar en funcionamiento ante la ausencia de la patronal.

El dirigente sindical espera la participación de trabajadores y empresarios de cara a la negociación de un próximo Convenio, con el objetivo de que los marroquineros “recuperen el statu quo que tenían antes de la crisis” y que la recuperación económica del sector tenga su correspondiente repercusión también en su situación laboral, con problemáticas pendientes como la temporalidad de los contratos, las jornadas de 8 a 20,00 horas, las horas extraordinarias al margen del máximo de 80 anuales que estipula la ley, o el propio incumplimiento del convenio, entre otros.

Además de los sindicatos, los empresarios, los propios trabajadores y en general la sociedad ubriqueña debe tomarse en serio el Convenio Colectivo, incluidas las Administraciones Públicas

Jesús Serrano ha insistido en que, además de los sindicatos, los empresarios, los propios trabajadores y en general la sociedad ubriqueña debe tomarse en serio el Convenio Colectivo, incluidas las Administraciones Públicas. En este sentido, pidió al Ayuntamiento algún interlocutor con los agentes sociales para dar impulso a este tema.

Jesús Serrano, secretario general de CCOO de Industria en Cádiz