El portavoz de la Asociación de Vecinos Río Ubrique y Garganta Barrida, y coordinador de la asociación Tamal, Pepe Arroyo, se ha referido hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique a las obras realizadas recientemente en el Puente del Realejo, que ha califica como “chapuza” al considerar que son superficiales, no evitan que el puente siga deteriorándose, y rompen su estética pecuaria. Entre otros asuntos, también ha confirmado la presentación de una denuncia ante los bomberos sobre la situación del Campamento Juvenil Cerro Mulera, que en su opinión presenta un grave riesgo de incendios por falta de limpieza de pastos y la ausencia de hidrantes y un plan de emergencia.

El pasado 9 de julio se iniciaron obras de emergencia durante dos semanas en el Puente del Realejo, sufragadas por la delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía en Cádiz por un importe de 20.980,80 €. Los trabajos incluyeron la colocación de aliviaderos pluviales, y de barras que impidan el paso de vehículos, así como la creación de pendientes para que el agua drene hacia el cauce.

Para Pepe Arroyo, se ha tratado de una “actuación superficial e innecesaria”, “ya que nunca han pasado vehículos por allí, y tampoco se producían ya embolsamientos de agua sobre el puente”. En su opinión, con la colocación de las vigas de señalización se rompe además la estética de carácter pecuario del puente y entorpece el paso de animales.

En este sentido señaló que el material subbase empleado se podría haber dejado mejor para, por ejemplo, el camino del Naranjal, que denuncia que está impracticable después del último período de lluvias registrado. Desde Tamal esperan que se realice una actuación más en profundidad que frene el progresivo deterioro del viaducto, que desde el principio atribuye al proyecto del Antonio Barbadillo.

El portavoz de la AVV Río Ubrique ha informado sobre los recientes encuentros que han mantenido con el nuevo director de explotación del trasvase, José Javier Panadero, y con integrantes de la Junta Central de Usuarios de la Cuenca del Guadiaro.

campamento

Por otro lado, confirmó que ha denunciado ante el Parque de Bomberos la situación del Campamento Juvenil Cerro Mulera, ocupado en estas fechas por campos de trabajo de scouts, a pesar de las deficiencias que en su opinión presentan las instalaciones en materia de prevención de incendios.

En abril de 2015 se inició un procedimiento de información pública por parte de la Junta de Andalucía para la cesión de la gestión a la Asociación ASDE-Scouts de Andalucía durante 20 años. Para Arroyo, el campamento no reúne todas las medidas de seguridad necesarias en caso de incendios, ya que no existen los hidrantes ni los sistemas contemplados en la concesión, así como tampoco un plan de emergencia, y ni siquiera se ha limpiado de pastos el interior y el perímetro de las instalaciones.

Pepe Arroyo, portavoz de la AVV Río Ubrique y coordinador de Tamal