La próxima semana se abriría al público la Ermita del Calvario después de las obras de remodelación ejecutadas durante las últimas semanas, mientras que a finales de agosto se concluirían los trabajos llevados a cabo en el complejo parroquial.

De las obras que durante este verano se están acometiendo desde la Parroquia de Ubrique, hemos conversado hoy en La Mañana con el párroco, Roberto Romero.

Los trabajos en el Calvario, sufragados en su gran mayoría por la Fundación López Mariscal, han sido de una envergadura mayor a la esperada. Se ha sustituido el suelo, modificado la instalación eléctrica y el recubrimiento exterior, arreglando el cuarto de sacristía y situando en el exterior la pila de agua. A día de hoy se ultiman los trabajos de pintura, que dará paso a la apertura del edificio al público.

Erigida por el capuchino Fray Buenaventura de Ubrique hacia el año 1700, este templo de pequeñas dimensiones contienen en su interior la  imagen de un Crucificado, la talla ha sido también restaurada durante estos días. A finales de agosto se celebrará una misa que reabrirá al culto el templo.

De las obras de mejora en los salones parroquiales, también nos ha informado el Párroco de Ubrique. Los trabajos que concluirían a finales de agosto  tienen como objetivo la mejora de la accesibilidad y de las instalaciones eléctricas, la eliminación de barreras arquitectónicas, la adaptación de los cuartos de baño y la renovación en general de las dependencias. Estos espacios son usado por los más de 200 niños que cada año participan en los cursos de comunión, así como por los cursos de postcomunión, los grupos parroquiales y las hermandades. Tras la remodelación permitirá además, albergar las reuniones de trabajo de Cáritas.

En paralelo, se está restaurando la imagen de la talla de la Virgen de la O. La talla de Jerónimo Hernández del siglo XVI es de gran valor patrimonial, se encontraba en mal estado. El paso del tiempo, más de cuatro siglos, y las actuaciones desafortunadas habían dañado la imagen que en estos momentos se restaura en Jerez por S&S Restauraciones, gracias a dos donantes anónimos.

La imagen de Nuestra Señora de la O regresará a la Parroquia de Ubrique a finales de septiembre.

Roberto Romero, párroco de Ubrique