“Ha desbordado positivamente todas nuestras previsiones”, reconocía hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique Ana Cristina Olmedo, psicóloga integrante de la Asociación ‘Ubrique Dame tu mano’, quien ha querido volver a agradecer el apoyo de Ubrique un año más a la Carrera Solidaria, que este pasado sábado batió todos los récords de participación. Y es que finalmente fueron 2.100 los inscritos, con las últimas inscripciones que se realizaron antes de la salida, desde las 16,30 horas.

En menos de 10 minutos ya se habían completado todos los dorsales, dando sus camisetas incluso los organizadores e integrantes de la asociación para dar respuesta a todas las personas que esperaban inscribirse. Además, lograron vender todos los artículos de que disponían antes del inicio de la prueba, y el número de voluntarios se pudo completar con nuevas incorporaciones para que hubiese controladores en cada calle del recorrido. Por todo ello, y gracias a la entrega absoluta de los ubriqueños, la IV Carrera Solidaria ha logrado un rotundo éxito.

Ya en la Plaza de Toros los participantes pudieron disfrutar de una fiesta de encuentro, en la que hubo actuaciones musicales y de baile, actividades para los más pequeños e incluso un fotomatón, y se hizo entrega de los trofeos a los primeros corredores en llegar. En el caso de los niños, los diplomas para los diez primeros clasificados se entregarán en un acto especialmente organizado para ellos. Además, se emitió un manifiesto en recuerdo de los afectados por el cáncer y sus familiares.

Esta inmensa participación y el esfuerzo de ‘Ubrique Dame tu mano’, que se inició con los primeros preparativos hace meses y continúa aún en estos días con la valoración y el cierre de últimos flecos, permitirá seguir ofreciendo distintos servicios y ayudas a lo largo de todo el año. Tanto tratamientos médicos, como dietas, traslados, o el apoyo psicológico de enfermos de cáncer y familiares en el funcionamiento diario del colectivo.

Ana Cristina Olmedo, psicóloga integrante de la Asociación ‘Ubrique Dame tu mano’