Gracias como siempre a la colaboración del Dr. Antonio Rodríguez Carrión, la Escuela de Salud en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique ha continuado hoy con el Ciclo de enfermedades más frecuentes en los niños. Penúltima sesión en la que hemos abordado trastornos en el comportamiento como la hiperactividad, el autismo, y el síndrome de Asperger, mientras que en el apartado de preguntas nos ha explicado qué es una embolia pulmonar.

Niño hiperactivo

Es muy frecuente que a cualquier niño que es muy juguetón o inquieto se le etiquete de “hiperactivo”, y ello puede confundir con el llamado Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividadel cual es un problema psicológico que precisa un tratamiento complejo por parte de padres, maestros y médicos. Algunos aspectos que caracterizan al niño hiperactivo son, por ejemplo, el ser descuidado, olvidadizo, no prestar atención a lo que se le dice o hacer lo contrario, no estar un momento sentado o quieto en la silla, ser infatigable, no pensar lo que hace y actuar impulsivamente, responder antes de que se termine de hacer la pregunta, no tener paciencia para hacer las tareas, no poder esperar que le toque su turno, enfadarse a menudo y no importarle los castigos, querer salirse siempre con la suya por lo que tiene dificultad para jugar en grupo, obtener malas notas en la escuela a pesar de tener inteligencia normal, mala relación con los maestros y compañeros de clase…

Estas manifestaciones están presentes con intensidad variable dependiendo del mayor o menor grado del trastorno. En general, de cada 30 niños uno es hiperactivo. En los niños es 4 veces más frecuente que en las niñas. Se trata de un problema de salud, el cual se acentúa si la educación que se le proporciona en el ámbito familiar es deficiente.

Hay varios factores que parecen favorecer su aparición:

– herencia: en gran número de casos los padres también fueron hiperactivos. Está en estudio si existen mínimas alteraciones en el funcionamiento cerebral debido a anomalías en la fabricación de neurotransmisores que, entre otras acciones, regulan el comportamiento humano.

– ambiente: se está estudiando la influencia del plomo en el aire, así como los colorantes, edulcorantes y azúcares en los alimentos.

– problemas durante el embarazo o el parto, así como antecedentes de consumo de sustancias tóxicas durante el embarazo (tabaco, alcohol).

Una vez que los padres o maestros detectan una conducta sospechosa del síndrome TDAH, se ponen el contacto con el psicopedagogo y el neurólogo para estudiar el caso. Además del estudio de la conducta y de las circunstancias socioambientales,  se efectúan diferentes test, análisis y exploraciones para conocer posibles causas y la intensidad del trastorno.

Con un diagnóstico precoz y tratamiento adecuados, los niños hiperactivos de adultos suelen ser personas creativas, dinámicas, se interesan por todo, alto sentido del humor, muy amigos de sus amigos, y no temen asumir riesgos. Sin diagnóstico temprano, o con tratamiento incorrecto, las consecuencias pueden ser muy negativas para padres, maestros y, sobre todo, para el niño.

El autismo

El autismo es un trastorno del comportamiento infantil que suele aparecer antes de los 3 años, y se caracteriza por aislamiento socio-familiar, movimientos extraños, y muy poco interés en la mayoría de las cosas que le rodean. El comportamiento del niño autista puede expresarse de muchas formas diferentes y con diferente intensidad, variando mucho de un niño autista a otro, lo cual ha dado lugar a diferenciar varios tipos de autismo que se engloban para el nombre de Espectro Autista (EA) o Trastornos del Espectro Autista (TEA).

El autismo aparece en 1 de cada 100 niños y es 5 veces más frecuente en niños que en niñas. Muchas celebridades mundiales han sido autistas en su infancia. Aunque se atribuye a  diversos factores la aparición de este trastorno, se desconoce la causa concreta. Nada tiene de cierto la antigua creencia de que es debido a una incorrecta crianza.

El niño autista destaca sobremanera de los demás por su retraimiento, falta de comunicación y es muy obsesivo para ciertas actividades.  Cuando los padres o los maestros detectan este comportamiento extraño, se ponen en contacto con el psicopedagogo para que estudie el caso y es quien hace el diagnóstico definitivo. No existen medicamentos para tratar el autismo. Aunque algunos síntomas pueden durar toda la vida, el comportamiento va mejorando conforme el niño se hace mayor.

Síndrome de Asperger

Por su parte, el Síndrome de Asperger es una variedad leve del trastorno autista. Es característico que en este síndromeno haya problemas de lenguaje, aunque pueden existir otras manifestaciones del espectro autista.

Escuela de Salud, 13 junio 2018