Se acerca el fin de semana y la celebración de la XXIII Subida Ubrique, por lo que comienza a contemplarse la habitual transformación logística en la zona de Hipersol y el trazo de la prueba. Hoy hemos conocido la última hora sobre estos preparativos con Paco Galán, director de carrera e integrante de Escudería Ubrique ,quien destacaba que “llega ahora el momento de unir todas las piezas del puzle que supone la celebración de la Subida, con la coordinación de todos los trabajos, desde montaje, hasta comunicaciones, seguridad, o limpieza”.

En lo deportivo, a falta de que se hiciese pública hoy, Paco Galán nos avanzaba ya la lista oficial de inscritos en las manos que finalmente el número de pilotos en esta edición será de 109, de los cuales más de una veintena serán ubriqueños, junto a los pilotos más destacados del panorama nacional y andaluz, con la única ausencia destacada a última hora de Raúl Borreguero.

Desde Escudería Ubrique observan cada día las previsiones meteorológicas, que apuntan la posibilidad de viento y precipitaciones durante el fin de semana. Aunque a nivel organizativo están acostumbrados a lidiar con la lluvia, reconocen que desluciría la prueba y supondría un esfuerzo adicional, tanto para ellos como para los participantes.

Este año se anticipa el corte de carretera del sábado, para poder iniciar con puntualidad los entrenamientos a las 13,15 horas, según nos explicaba Galán. De esta manera se pretende no ir acumulando retrasos y lograr la finalización de la jornada y la reapertura al tráfico lo antes posible. Desde Tráfico se ha incidido especialmente en respetar escrupulosamente los tiempos, algo en lo que ya se venía volcando la Escudería.

Y es que a partir de ahora, desde este año, son los propios clubes deportivos los que se encargan de hacer efectivo el corte de carretera. Por este motivo, al depender de ellos mismos, Galán avanzó que están estudiando la posibilidad de que en próximos años se reabra la carretera el tráfico durante un intervalo de tiempo en el transcurso de la prueba, para posibilitar el paso durante ese paréntesis. En la actualidad, y como viene sucediendo desde hace años, se permite transitar a los autobuses y emergencias entre una manga y otra, o incluso en casos graves se llega a parar la prueba.

Las mejoras en la logística y seguridad de la prueba se refuerzan año tras año y, por ejemplo, la Subida dispone de dos coches intermedios de asistencia, situados en el recorrido para acudir de forma inmediata a las posibles incidencias, y no tener que esperar al coche situado en línea de salida.

En el plano económico, Paco Galán apuntó que el presupuesto de la prueba se encuentra ya casi cerrado, a falta de alguna partida de última hora, con una cuantía aproximada de unos 60 mil euros. Además de los ingresos por patrocinadores públicos y privados, Escudería Ubrique sigue apostando por el marketing, con la venta de camisetas, los ya tradicionales libros de firmas, y este año también pulseras.

Para dar a conocer la prueba aún más, en el interior de la localidad volverá a celebrarse la caravana de vehículos participantes en la Avenida de España, que al igual que toda la competición será retransmitida vía streaming por Internet para poder seguirla desde cualquier punto del planeta.

Paco Galán, director de carrera e integrante de Escudería Ubrique