En la Escuela de Salud de La Mañana de Radio Ubrique, hemos hecho una pausa en el ciclo de pediatría, para a petición de un oyente, abordar como tema la enfermedad reumática crónica conocida como fibromialgia. Una dolencia reconocida por la Organización Mundial de la Salud en 1992 como enfermedad. El doctor Antonio Rodríguez Carrión nos ha explicado, desde el plano de la divulgación médica, que es la fibromialgia, como se produce, se diagnostica y se trata, diferenciándola del síndrome de la fatiga crónica. 

La fibromialgia es una enfermedad reumática crónica caracterizada por dolor no articular, afectando a músculos, tendones y ligamentos, con más de 3 meses de duración y sin que existan evidencias de inflamación. La rigidez, los trastornos del sueño y el cansancio completan los síntomas más frecuentes de la fibromialgia.

Causas

Las causas no son certeras, se sospecha de diferentes agentes (infección por el virus de Epstein-Barr, herencia, alteraciones psicológicas, traumatismos, intolerancia a la lactosa) pero hasta la fecha no hay ninguna causa plenamente demostrada. Parece ser que circunstancias que causan estrés continuado (físico o psíquico) llegan a alterar las células que modulan el dolor en personas predispuestas, haciendo que pequeños estímulos dolorosos sean amplificados.

Si bien existen, ciertos factores se asocian a mayor frecuencia de fibromialgia, tales como la edad, el sexo, (en 9 de cada 10 casos la fibromialgia afecta a mujeres, siendo la edad de inicio más frecuente entre los 30 y 50 años, aunque puede aparecer a otras edades), la predisposición hereditaria, la falta de sueño, el estrés, la exposición frecuente a la humedad y al frío o los traumatismos.

Síntomas. 

El más importante es el dolor continuo,  el cual puede afectar  desde un principio a casi todo el cuerpo o comenzar por una parte (cuello, hombro o cintura) y se va extendiendo.  El dolor de la fibromialgia es como quemazón o molestia. A veces pueden presentarse calambres musculares. El dolor se acompaña de rigidez generalizada sobre todo al levantarse por las mañanas y sensación de hinchazón en manos y pies; suele acompañarse de hormigueo que afectan sobre todo a las manos.

Otra alteración característica de la fibromialgia es el cansancio que se mantiene durante casi todo el día, además tres de cada cuatro personas  presentan alteraciones del sueñoOtros síntomas que con frecuencia acompañan a los anteriores son: dolor de cabeza, alteración de la memoria reciente, dificultad para expresarse, disminución de la atención, síndrome de colon irritable, fenómeno de Raynaud y palpitaciones.

Diagnóstico

 El gran problema que plantea la fibromialgia es la dificultad de su diagnóstico, pues se confunde fácilmente con otras enfermedades  reumáticas. El diagnóstico de la fibromialgia se basa en el análisis de los síntomas que refiere el paciente, y en la exploración de ciertos puntos sensibles que son dolorosos al presionar con el pulpejo del pulgar, los llamados puntos gatillo

Los análisis y las radiografías son negativos pero deben realizarse para descartar otras enfermedades.

 La TAC, la resonancia magnética y las pruebas de conducción nerviosa también son negativas y no está justificado la realización de estas pruebas salvo en casos muy seleccionados.

Tratamiento

Luchar contra el estrés identificando sus causas para atenuarlas o eliminarlas. Mejorar el sueño, con una mejor higiene del sueño, no tomando café u otros estimulantes por la tarde, puede resultar beneficiosos.

 La aplicación de calor, el masaje y el ejercicio físico suave. Eparacetamol  es un medicamento muy beneficioso  para tratar  los dolores de la fibromialgia cuando no se alivian por otros medios. En algunas ocasiones el médico prescribe pequeñas dosis de antidepresivos y relajantes musculares.

Síndrome de fatiga crónica

En ocasiones asociada a la fibromialgia aparece el el síndrome de fatiga crónica, una enfermedad reumática crónica caracterizada por tener una duración mayor de 6 meses y presentar intenso cansancio físico y mental. Al igual que en la fibromialgia, no se conoce la causa, sospechándose que hay varios factores implicados (virus de Epstein-Barr, herencia, alteraciones inmunológicas, encamamiento prolongado durante una convalecencia). Se manifiesta con cansancio o agotamiento extremo que obliga al paciente a disminuir sus actividades físicas o mentales en más de un 50 % respecto a lo habitual en él. El cansancio persiste incluso al despertarse y dura todo el día. La recuperación es mucho más lenta de lo normal después de un esfuerzo. Otro de los síntomas, son los dolores musculares o articularestrastornos mentales: disminución de la memoria o de la concentración,  desorientación, ansiedad, hipersensibilidad a los ruidos o la luz, o  bajadas de tensión arterial al estar de pie, palpitaciones, inflamación de ganglios, catarros frecuentes, dolor de garganta, fiebre, alergias a múltiples sustancias químicas.

El tratamiento es similar al de la fibromialgia, si bien su pronóstico es favorable, ya que en la mayoría de los casos los síntomas desparecen con el paso del tiempo.

Escuela de Salud 4 de abril 2018