Bomberos del Consorcio de la Provincia de Cádiz del Grupo de Rescate en Montaña (GRM) con sede en Ubrique y miembros del grupo de Espeleosocorro Andaluz rescataban el pasado sábado de forma  conjunta a dos senderistas que se habían quedado bloqueadas en una grieta en Los Tajos de Villaluenga del Rosario. Se da la circunstancia que ya el pasado año se produjo el accidente mortal de un senderista en ese mismo punto

En esta ocasión, se trataba de dos jóvenes de Jerez, de 18 y 32 años, que habían iniciado la ruta por un sendero en la sierra del Caillo. Al abandonarlo ascendieron, se perdieron y acabaron atrapadas en ese lugar sin poder continuar ni regresar por sus pasos.

Cuando se produce la alerta, a las 15,42 horas del sábado, se estaban realizando en la zona unas jornadas de espeleosocorro organizadas por la Federación Andaluza de Espeleología, en las que precisamente participaba uno de los miembros del GRM, quien ha realizado el rescate con el resto de participantes en la jornada. Era Paco Fernández, quien nos informaba hoy en ‘La Mañana’ de Radio Ubrique. 

Tras mantener contacto con las deportistas, y ubicarlas por encima del pueblo, treparon hasta su altura y usando anclajes de la zona instalaron una línea de vida horizontal hasta llegar a donde estaban las dos mujeres. Un bombero y un espeleosocorrista las han hecho descender unos 10 metros, hasta la falda en la que esperaban otros miembros del GRM desplazados en apoyo desde Ubrique.

Los trabajos de rescate se complicaron cuando sobre las 17,05 comenzó una ligera llovizna que hacía más resbaladiza aun la roca caliza de estas paredes. Cinco minutos más tarde se inicio el descenso de la primera mujer. Primero subieron en escalada por la derecha. A continuación con un pasamanos lateral y descenso hasta la primera para poder socorrerla.

La otra senderista se encontraba en una grieta a dos metros a la derecha de la primera y sobre la que ya estaba el segundo rescatista para darle también auxilio. Sobre las 17,20 horas comenzó ese segundo descenso y la desistalación de las cuerdas usadas para el rescate. Desde allí y por zona abrupta las  acompañaron a pie a lo largo de 500 metros, hasta donde se encontraban los vehículos para su traslado.  

El aviso se iniciaba esta tarde a las 15,42 horas con una llamada a la Sala de Emergencias del 085 y finalizaba a las 18,00 horas con la llegada de los vehículos al parque. Intervinieron 5 bomberos del Grupo de Rescate en Montaña (GRM) del CBPC con un vehículo y 7 miembros de espeleosocorro.

Paco Fernández, integrante del Grupo de Rescate en Montaña