Alejandro Román Montero “El Anillao”, quien fuera en 2016 nuestro homólogo radiofónico con “Frecuencia Modulada”, pregonará mañana sábado a partir de la una en La Plaza del Ayuntamiento el Carnaval de Ubrique 2018. Con él, hemos conversado hoy en en el Especial Carnaval que le hemos ofrecido en La Mañana de Radio Ubrique, donde nos ha desvelado algunos detalles del pregón.

Del Pregón nos ha avanzado, que lo ofrecerá desde el escenario de la Plaza, hasta donde llegará desde su casa vía Toledo, Trinidad y calle Botica, momentos antes de comenzar. Subirá a escena a 16 colaboradores, unos 12 de ellos con guión propio. Un repaso a su historia carnavalera, relatada en clave de humor, no exento de crítica y por supuesto emotivo, ya que contará con homenaje a su familia, en especial a su madre, sus abuelos maternos y sus tías abuelas.

Román con 31 años, será el pregonero más joven de la historia del Carnaval de Ubrique, sin embargo, cuenta con casi dos décadas de fiesta a sus espaldas, ha pasado por todas las modalidades habidas y por haber en el Carnaval de Ubrique de los últimos años. Aunque su compromiso con la fiesta se remonta a la comparsa de las niñas, es en los últimos años cuando comienza a presentar letras en su grupo, colaborando también como autor con otras formaciones.

FOTO: Leandro Cabello

Este carnaval hace doblete o triplete,  ya que, aunque descanse  su grupo, el desparpajo de Alejandro lo podemos seguir disfrutando con el cuarteto que ha formado con Pedro Rubiales y otro pregonero, Francisco Sánchez Gil, “Qué potra tengo”. Unos romeros y feriantes a caballo que a golpe de humor repasan estas dos fiestas en Ubrique y cuyo estribillo ya se canta entre la afición.

Al recoger la cronología de la historia carnavalera de Alejandro hay que remontarse no a su primera agrupación, sino a los primeros contactos con el Carnaval  ubriqueño, que ya desde infante conoció en el Toledo. Esos,  como dice Juan Flores en «Los Coloretes», “siete poyetes” donde se ha gestado la gracia, la guasa y un sentido del humor siempre respetuoso pero no falto de crítica. La carcajada de Alejandro, siempre alegre, ufana y contagiosa, rebosando entusiasmo y ganas de vivir el Carnaval. Alejandro no se queja, siempre está encantado de participar en la fiesta, algo raro en estos tiempos  y que da valor a otra de sus particularidades, el compañerismo absoluto que inspira entre los carnavaleros, amigo de todos, siempre dispuesto a echar una mano y colaborar, con su ingenio, su desparpajo y su constancia.

Alejandro Román Montero, pregonero Carnaval de Ubrique 2018