El actual Convenio Colectivo Provincial de Piel-Marroquinería ha entrado en la recta final de su vigencia, puesto que se trata de un acuerdo firmado por tres años, que expirará el 31 de diciembre de 2018. Llegado ese momento, si no se ha denunciado por parte de sindicatos o empresarios, quedaría automáticamente prorrogado, tal y como contempla en su articulado el propio documento. Sin embargo, en el caso de que los trabajadores deseen abrir la negociación para abordar sus problemáticas laborales, en la actualidad no existen interlocutores que representen al empresariado marroquinero. Así lo ha destacado hoy en ‘La Mañana’ el secretario general de CCOO de Industria en Cádiz, Jesús Serrano, quien nos avanzaba además que en el segundo semestre del año organizarán asambleas en los distintos centros de trabajo para conocer la opinión de los trabajadores y actuar en consecuencia.

Según señaló, desde el sindicato están intentando lograr la interlocución con la patronal, y para ello hablarán con la Delegación Territorial de Empleo para mostrar la necesidad de establecer contactos entre los agentes sociales. Además, apuntó que están esperando los resultados de la Inspección de Trabajo sobre un trabajo de campo realizado en distintos sectores en torno a la contratación.

El actual convenio (2016-2018), estableció subidas salariales del 1% en el 2016 y del 1,2% las dos siguientes anualidades, y vacaciones durante 22 días laborables (en vez de los 30 naturales existentes con anterioridad). En este sentido, Serrano recordó a los trabajadores que en su nómina de enero debe aparecer ya el incremento del 1,2% en sus sueldos con respecto al año pasado.

El acuerdo eliminó del convenio la modalidad de trabajo a domicilio, para no dar cobertura a una actividad en la que realmente se desconocen las condiciones de esos lugares de trabajo. Además, se incrementó la prima del seguro de vida para los marroquineros, lo que se hizo efectivo desde el 1 de enero de 2017, con una actualización y mejora de las cuantías para los beneficiarios. También se introdujo como nuevo artículo en el Convenio la obligación de dotar a los trabajadores de sus correspondientes herramientas y ropa de trabajo, que en este último caso deberá renovarse cada seis meses. Por último, el articulo de licencias y permisos se actualizó para dar cobertura con los mismos derechos a las parejas de hecho. Lo mismo ocurre con los artículos relacionados con la jubilación anticipada y con los contratos formativos, que se adaptaron a la legislación vigente.

piel-1Tras las negociaciones del convenio, se recogió la necesidad de crear una mesa de seguimiento de la contratación, que sin embargo no se ha reunido durante todo este tiempo para abordar dicha problemática en relación a la temporalidad. El secretario general de Industria de CC.OO precisó que mantuvieron un primer encuentro donde se constituyó, conformada por los mismos integrantes de la mesa negociadora, y se vio el plan de trabajo, pero no volvió a reunirse “porque la patronal se disolvió”, en referencia a la asociación Empiel.

En el caso de que siga sin haber contactos con la patronal, o de que ninguna de las partes denuncie el convenio, éste en cualquier caso quedaría prorrogado en sus mismos términos, subiendo los salarios según el IPC real del ejercicio anterior. La intención expresada por el sindicato es mantener reuniones en cada empresa para ir conociendo la opinión de los trabajadores sobre los pasos a seguir antes de final de año.

Además, junto a Jesús Serrano, hemos repasado algunas de las principales problemáticas laborales del sector marroquinero en la actualidad, como la temporalidad de las contrataciones, las horas extraordinarias, o la economía sumergida. En este sentido, insistió en que es imprescindible que los propios trabajadores reclamen el cumplimiento del convenio, y que respalden con su testimonio las situaciones reales que se viven en los centros de trabajo cuando acuden los servicios de Inspección.

Jesús Serrano, secretario general de CCOO de Industria en Cádiz