Alguna chispa prendió el sistema mixto del combustible de una ambulancia que, transitando por el Puerto del Boyar en dirección al Centro de Salud de Grazalema, comenzó a arder sin que se registrarán daños personales. La llamada de emergencia a la Sala de Emergencias del 085 se producía a las 14,49 horas de ayer, por parte del único ocupante, el propio conductor que tuvo la pericia de seguir con el vehículo ya incendiado a lo largo de más de 100 metros, hasta dejarlo en un lugar más seguro, la explanada en la cima del puerto.

Bomberos del Consorcio de la Provincia de Cádiz en el Parque de Ubrique intervenían, con la participación de dos efectivos y un camión R-13. El incendio de la ambulancia tuvo lugar en el kilómetro 44 de la carretera A-372, a la altura de El Puerto de El Boyar en Grazalema.

Una vez que llegaban los bomberos desde Ubrique, y con la zona ya perimetrada y cortada al tráfico por parte de Policía Local y Guardia Civil de Grazalema, sacaron las bombonas de oxígeno del interior del vehículo, para evitar el peligro de que las válvulas pudiesen salir despedidas, y posteriormente atacaron las llamas hasta sofocarlas. 

El vehículo quedó completamente calcinado, puesto que se incendió el sistema mixto de combustible, compuesto por dos depósitos de gas y gasolina. El escape de gas de este sistema hizo que pudiesen verse chorros de llamas a modo de soplete. 

En el momento del percance la ambulancia viajaba hacia el Centro de Salud de Grazalema, para ocuparse de dicho servicio sanitario en la localidad, y no llevaba ningún usuario en su interior, a excepción del conductor que, tras dejar el vehículo en un lugar seguro, pudo abandonarlo ileso, sin sufrir ningún daño.        

José Moreno, jefe del Parque Local de Bomberos de Ubrique