Todos los padres tenemos la obligación de velar por el bienestar de nuestros hijos, pero dónde están los límites, qué ocurre cuando sobrepasamos nuestros instintos naturales de protección y nos adentramos en el terreno de la sobreprotección.

Las causas de este exceso de protección son diversas, pero la sociedad en la que vivimos la refuerza, un mundo donde queremos lo rápido, cómodo y fácil, que genera niños cómodos. La sobreprotección de los padres hace a nuestros hijos muy dependientes o por el contrario prepotentes y desafiantes, en ambos casos, niños inseguros e infelices.

Hoy en la Consulta de Psicología Infantil y Juvenil de La Mañana de Radio Ubrique, la psicoterapeuta y pedagoga en Psicología Infantil, Lourdes Castro, nos ha explicado que es la sobreprotección, las situaciones en las que podemos reconocerlas y como combatirla, educando a niños en vez de sobreprotegidos, mentalmente fuertes, es decir, que sean capaces de afrontar por si mismo los problemas de la vida de manera productiva.

sobreprotegemos cuando no dejamos que hagan cosas para las que están preparados, nos anticipamos a sus necesidades, las satisfacemos en excesos, evitando en todo momento la resiliencia (capacidad para adaptarse al medio). Esto es un error, ya que para conseguir niños mentalmente fuertes necesitamos trabajar la resiliencia, confianza, autoestima y autoeficacia. Los padres debemos tener una actitud positiva, dejar que comentan errores, ayudarles a enfrentar el miedo dándoles recursos, permitid que se sientan incómodos y trabajar su responsabilidad, y como siempre ser el mejor modelo para ellos, dando ejemplo de fortaleza mental.

Consulta Psicología Infantil y Juvenil 20 enero