La Grand Place, el Manneken Pis, o el Atomium son suficientes motivos para realizar a una escapada a la capital de Bélgica, Bruselas, que ostenta además la capitalidad europea por albergar la sede de gran parte de sus principales instituciones. Sin embargo, nos ofrece otros muchos atractivos que hoy en nuestro espacio de Viajes hemos analizado junto a Jorge Carrasco, responsable de Viajes Carrefour en Ubrique.

Recorriendo sus calles comprobaremos que se trata de una ciudad muy visitada por españoles, no en vano existe una relación histórica muy estrecha que arranca ya en el siglo XV. Tras la unión de Brabante y Borgoña, Bruselas se convirtió en su capital, y en 1477 pasó a depender del Imperio Español, convirtiéndose en sede de los gobernadores de Flandes.

Elegida sede de tres exposiciones universales en 1897, 1910 y 1958, fue para ésta última cuando se construyó el Atomium que, junto al Manneken Pis, constituyen  los grandes símbolos de Bruselas. Hoy en día es una ciudad muy cosmopolita como capital política de la Unión Europea, al acoger el Parlamento Europeo, la Comisión y el Consejo Europeo, además de ser sede de la OTAN.

Otros puntos de obligada visita son los Palacios de Justicia, Real, y del Cincuentenario. En cualquier caso, La Grand Place (Grote Markt en flamenco, Gran Plaza en español) es el gran emblema de esta ciudad.

Corazón geográfico, histórico y comercial de Bruselas, y una de las plazas más notables de Europa, cuenta con un conjunto arquitectónico en el que destacan edificios como el Hotel de Ville, el Ayuntamiento de esta ciudad, la Maison du Roi, la Maison des Ducs de Brabant y Le Pigeon, vivienda en la que se alojó el novelista francés Víctor Hugo durante su exilio en Bélgica, en el año 1852.

La Grand Place es el punto más concurrido de la ciudad, cuyo entorno puede ser un lugar idóneo para sentarse a degustar una cerveza belga, en el país principal productor mundial, o platos típicos como los mejillones con patatas fritas, y por supuesto sus populares gofres y su chocolate.

Viajes con Jorge Carrasco, destino Bruselas, 25 agosto 17