“Un reto compartido”, este es el lema con el que se conmemora hoy 21 de septiembre el Día Mundial del Alzheimer, una efeméride que nos ha servido de punto de partida para conocer la situación en la que se encuentran los ubriqueños que padecen este mal.  Para ello hemos conversado  en “La Mañana” con la portavoz del Centro de de Día de Alzheimer de Ubrique y presidenta de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer la AFA “Por Ellos”, Pepi Janeiro.

Este colectivo al igual que el resto de asociaciones sociales también se está viendo afectado por los recortes, de hecho ha aumentado el tiempo de espera para la concesión de plazas concertadas. En la actualidad de las 20 plazas de las que dispone el centro, 14 son a través de la ley de dependencia y 6 corresponden a particulares que sufragan por si mismos el coste del servicio. Janeiro también ha anunciado los proyectos de futuro del Centro, entre ellos, la ampliación de las instalaciones, o la reciente creación de una sala de prevención, dotada de equipos  de ordenadores táctiles que permiten potenciar la estimulación cognitiva, así como la adquisición de un nuevo vehículo financiado a través de la obra social de Bankia (antes Cajasol).

En cuanto al proyecto de ampliación del centro, Janeiro ha afirmado que confía en poder iniciarlo próximamente,  gracias a la  reciente retirada de los enseres de la antigua CUBRI que aún permanecían en el edificio y el respaldo del Ayuntamiento quién ha aumentado este año la subvención anual que le entrega al colectivo. Con la ampliación se pretende tener un dispensario, gimnasio, biblioteca, sala de proyecciones y un jardín como elemento terapéutico.

El Centro de Estancia Diurna de Ubrique se inauguraba en el 2009, con una capacidad para 20 usuarios, atendidos por 11 trabajadores, cuenta en la actualidad con comedor, dos salas de  rehabilitación, oficinas, despacho, sala de descanso, garaje, dos baños y baños de personal, instalaciones donde se imparten los talleres de rehabilitación cognitiva (para pacientes que están en la primera y segunda fase de la enfermedad, pretende ralentizar la pérdida de memoria y el aislamiento, mediante ejercicios mentales), así como el servicio de traslado de pacientes.

Pepi Janeiro, Portavoz del Centro de Alzheimer de Ubrique.

Etiquetado en: