Efectivos del Grupo de Rescate en Montaña del CBPC con sede en Ubrique protagonizaban ayer un nuevo operativo en la Sierra de Cádiz, en este caso en Puerto de Las Presillas para trasladar a una senderista holandesa accidentada que había sufrido fractura de tibia y peroné, y coincidiendo además ayer con el desarrollo de prácticas de barranco en la Garganta Verde, donde se encontraban 4 bomberos del GRM en el momento de la activación. Con ésta son ya 15 las intervenciones desarrolladas cuando aún no se ha llegado a mitad de año, cuando en todo el 2016 se registraron 29 salidas.

La llamada de emergencia se producía justo cuando 4 efectivos del GRM estaban instalando una vía de rescate en sus prácticas en la parte alta de la Garganta Verde, por lo que debieron dejar allí el material y dirigirse hasta la zona del rescate, a la que se sumaron dos bomberos desde Ubrique y otros dos de Villamartín. Una vez llegados al punto donde se encontraba la senderista accidentada, procedieron a inmovilizarla para su posterior traslado en camilla. Los ocho bomberos se turnaron durante unos 45 minutos en un trayecto de 2,1 kilómetros hasta alcanzar el Puerto del Boyar, donde se encontraban los servicios sanitarios. La mujer holandesa había sufrido el percance realizando una ruta senderista junto a un grupo de personas en una excursión guiada.

El inicio del operativo fue a las 12,50 horas del mediodía, mientras que la llegada de los vehículos al Parque tras finalizar el traslado tenía lugar a las 15,50 horas. Además de los 8 bomberos del GRM, colaboraron agentes de la Guardia Civil y asistencia sanitaria de Grazalema.

Carlos Chacón, jefe y portavoz del Grupo de Rescate en Montaña