La colmenilla, dentro del ámbito micológico, o un ave como el cuco tan característicos del mes de abril, han protagonizado hoy nuestro espacio de divulgación medioambiental ‘Cuaderno de Campo’. Nuestro colaborador habitual en esta sección, el naturalista ubriqueño Manolo Canto, ha hecho referencia además al viento de levante, también propio de nuestra zona durante los meses de primavera y verano, y que azota especialmente estos días con rachas de hasta 90 km/hora en algunos momentos.

El cuco es un ave migratoria que nos visita en estos meses, sobre el que conocemos sobre todo el sonido de su canto, pero que sin embargo no solemos ver muy a menudo. Con unas medidas de entre 30 y 35 centímetros, se trata de un ave muy estilizada con pequeño pico, muy singular por parasitar los nidos de otras aves, depositando sus huevos en distintos puntos para que los críen otras aves. Esta presencia la recoge el refranero popular con dichos como “en abril el cuco tienes que oír”.

Con respecto a una de las setas más típicas de esta época, hoy Manolo Canto nos ha hablado de la colmenilla o cagarria, muy común por estas fechas en zonas húmedas, como bosques de ribera, bordes de arroyos, y en puntos de nuestro entorno como el Pinsapar. Se trata en realidad de una seta tóxica en crudo pero que pierde esa toxicidad cuando se hierve y cocina, siendo muy apreciadas a nivel gastronómico.

Cuaderno de Campo, 20 abril 2017