El primero de los operativos en esta Semana Santa por parte del Grupo de Rescate en Montaña del CBPC con sede en Ubrique llegaba el pasado viernes a mediodía, para trasladar a una senderista holandesa que se había fracturado un tobillo cuando se encontraba en la zona alta de la Garganta Verde. Como es habitual el buen tiempo está multiplicando la afluencia de visitantes a la Sierra, más aun en época festiva, por lo que la probabilidad de incidencias es mayor, y de hecho las actuaciones del GRM son frecuentes en las últimas semanas.

En este caso, el viernes en torno a las 13,45 horas se activaba el grupo, después de recibirse la llamada telefónica del acompañante de esta senderista que alertaba del percance. El total de integrantes en ese momento, 9 bomberos, pudieron acudir localizando rápidamente a la accidentada en el acceso superior a la Garganta Verde, a unos dos kilómetros del aparcamiento.

Aunque se trata de una zona dificultosa, al no haberse adentrado mucho aún en la Garganta, el rescate pudo realizarse sin el uso de cordaje ni otros medios. Desde el mismo lugar se procedió al traslado en camilla de la herida durante dos kilómetros hasta el punto de estacionamiento de los vehículos de emergencia. El operativo finalizaba con la llegada al Parque después de tres horas, aproximadamente a las 5 de la tarde. Además de los 9 bomberos del GRM , colaboraron en el rescate 2 agentes forestales, y 3 sanitarios.

El jefe de servicio del GRM, Paco Férnandez, informaba hoy en La Mañana’ sobre este operativo, y nos ofrecía consejos para la prevención de accidentes en la montaña y sobre cómo actuar en caso de que se produzcan. En este sentido, es imprescindible conocer la zona que se visita, o ir acompañado de alguien que la conozca, así como la meteorología para dicha jornada. También es importante salir pronto, bien pertrechado con ropa, calzado, agua y teléfono móvil, e informar a alguien sobre la ruta que vamos a hacer y no cambiarla.

Paco Fernández, integrante del Grupo de Rescate en Montaña