Hoy viernes 20 de enero, se celebra la festividad del Patrón de Ubrique, San Sebastián y en “El Personaje” de Radio Ubrique, hemos querido recordar la efeméride del calendario, hablándoles de la entidad que en su día llevó el nombre del santo. La Peña Cultural y Recreativa  San Sebastián de Ubrique.

Una entidad que aunque administrativamente desapareciera hace años, sigue manteniendo vivo su espíritu de compromiso con la sociedad local. Así lo demuestra la acción de donar los fondos económicos propios que aún conservaba. Alrededor de 700 euros, que serán entregados al proyecto de Economato Social de Cáritas Parroquial, contribuyendo así con esta obra social.

De la obra social de la Peña, de su importante vida cultural, social y deportiva, así como de los recuerdos y vivencias personales de nuestros protagonistas hemos conversado hoy en “El Personaje”, con los antiguos integrantes de la Peña, Prudencio de Miguel y Manuel Chacón.

La Peña Cultural Recreativa  San Sebastián nace en la década de los 70. Un grupo de amigos que se reunían cada noche en el antiguo bar de las Bodegas Corrales de la calle Jesús y que después pasaron a la calle San Ignacio, fue el germen de una de las entidades que se convertiría en un referente cultural y social a finales de los 70 y en la década de los 80.

Con Chacón hemos recordado los nombres de algunos de los socios fundadores. Cristóbal Oliva, Juan Chacón, Manolo Bohórquez, Luis del Canto,  Paco Chacón,  Miguel Vallejo, Manuel Montero, Cayetano Pizano, Julián Macias, Pedro Miranda, José Cañamaque, José Rincón, junto a otros más, pasaron todas las trabas burocráticas de la época para fundar en 1972, la Peña Cultural Recreativa San Sebastián de Ubrique.

En los últimos coletazo de una dictadura que penalizaba el derecho de reunión y gracias al contexto de apertura social que conllevó el cambio político en España y la llegada de la Transición, la entidad se convierte en un punto de encuentro obligado.

La búsqueda de un espacio de reunión donde atender las inquietudes culturales, lúdicas y sociales de los ubriqueños, dio como resultado el apogeo de un colectivo que llegó aglutinar a más de 600 socios, desbordándose la demanda de solicitudes y teniendo que cerrarse la inscripción en un momento determinado.

En la actualidad, los que antaño fuimos niños recordamos  la Peña en su posterior  sede de la calle Ingeniero Juan Romero Carrasco, como un lugar de diversión y esparcimiento. Un espacio al que acudir en familia, para  por ejemplo, disfrutar de la gastronomía que preparaba la familia Arenas López, que en su día regentaron el bar.

La Peña fue el lugar donde se impartían conferencias, se daban clases de dibujo, se celebraban competiciones infantiles y juveniles, se aprendía ajedrez o billar y se fomentaba el espíritu deportivo. Así lo ha recordado el nieto del socio de honor Luis del Canto, Sebastián Casillas, al que hemos invitado en “El Personaje” a rememorar sus vivencias.

La importancia de la Peña San Sebastián como núcleo de la vida social del municipio fue tal que llegó a transcender promoviendo también la actividad deportiva. De hecho contó con un club de fútbol propio, que presidía Luis del Canto y competía en la liga local. En 1984 se celebró la Media Maratón de la Peña San Sebastián con un recorrido de 18 kilómetros, se realizaba en torno a la festividad del Patrón. En el 87 fue la última competición, tomando el testigo aunque con diferente formato las Nutrias Pantaneras.

Del fútbol, la maratón, el bingo, de la caseta de feria, de las salidas procesionales del Santo y otras tantas actividades promovidas por la entidad, hemos conversado hoy en el día del Patrón de Ubrique,  recordando con esos mayores y niños, que ahora ya son adultos, el esplendor de la Peña San Sebastián.

El Personaje 20 de enero, con la Peña Cultural y Recreativa San Sebastián.