La presencia ubriqueña en la Comisión de Explotación del Trasvase Guadiaro-Majaceite podría ser una realidad próximamente. Así se le ha trasladado a la Asociación de Vecinos del Río Ubrique, que lo ha venido solicitando con el apoyo unánime además del Pleno Municipal del Ayuntamiento, según nos explicaba hoy en ‘La Mañana’ Pepe Arroyocoordinador de Tamal y portavoz de la AVV Río Ubrique.

Hasta el momento los contactos mantenidos por el colectivo confirman esta posibilidad, y de hecho, esperan los nombramientos que la Comisión del Agua debe realizar en el próximo mes de febrero. La Comisión de Explotación está integrada por representantes de las Administraciones y de los usuarios de las cuencas del Guadiaro y del Guadalete, y entre sus funciones cuenta con la adopción de las decisiones en torno al trasvase, el seguimiento del Plan de Infraestructuras Hidráulicas del Guadiaro y también de de las medidas para la mejora de la gestión de los recursos hídricos en la cuenca del Guadalete.

Desde este órgano se gestionan los fondos correspondientes el canon del trasvase, por lo que desde la asociación ubriqueña se espera poder contar con partidas anuales para la recuperación del cauce, así como de caminos, vías pecuarias y puentes del entorno.

En referencia al río, Pepe Arroyo ha lamentado la situación en que se encuentra el Puente del Realejo, que según asegura podría caerse en “un año o dos como máximo” si se mantiene el deterioro progresivo actual. Además ha informado del desplome definitivo de una pasarela sobre el Arroyo de Garciago situada en la zona de la Vega, que usaban muchos vehículos, y ha hecho un llamamiento para que no se cruce con vehículos un antiguo puente cercano, del siglo XVI, que podría desplomarse con el peso.

El coordinador de Tamal también ha denunciado los desperfectos que sigue acumulando el Ecomuseo del Hábitat Rural, después de que las puertas de acceso hayan sido reventadas y no exista en la actualidad ningún obstáculo para acceder a su interior. Según explicaba, ha puesto esta situación en conocimiento de la Policía Local ante la posibilidad de que las personas que entren puedan resultar heridas por los cristales rotos de todas las ventanas, o incluso por las jeringuillas que pueden encntrarse en el lugar.

En su opinión, este caso, al igual que el del resto de equipamientos públicos cerrados y otros temas, hacen necesaria la convocatoria del Consejo Local Sectorial de Medio Ambiente y Sostenibilidad. En este sentido, como integrante de la Barriada Mirasiera, días atrás participó en la reunión mantenida por casi una decena de asociaciones vecinales no federadas que, entre otros asuntos, designaron a sus representantes en este órgano y en el Consejo Económico y Social.

Pepe Arroyo, coordinador de Tamal y portavoz de la AVV Río Ubrique