gruporescatemontana03-450x506Efectivos del Consorcio de Bomberos de la Provincia de Cádiz pertenecientes al Grupo de Rescate en Montaña con sede en Ubrique trasladaban en camilla ayer domingo el cadáver de un hombre de 65 años que participaba como batidor experimentado y conocedor de la zona en una montería entre Benamahoma y Grazalema. El cuerpo fue hallado por un ubriqueño participante en la búsqueda a las 12,30 del mediodía en la conocida como Cuesta de la Viña.

En torno a las 8 de la tarde del sábado se había activado al Grupo de Bomberos para su búsqueda una vez que ya de noche, no se había reunido con sus compañeros en La Peñuela. El coto, de varios kilómetros cuadrados, tiene una orografía de muy marcada pendiente y vegetación agreste y apretada de zarzas.

La búsqueda, en la que participan activamente peinando una zona de unos dos kilómetros cuadrados efectivos de Guardia Civil, compañeros batidores, y vecinos de Benamahoma y finalmente también de Ubrique, se prolongó sin resultado hasta las tres de la madrugada, reanudándose al amanecer.

Las labores de búsqueda se vieron dificultadas tanto por la densidad de la vegetación, como por la falta de luz, y por orografía del terreno en pendiente. En total 7 bomberos, además de más de una decena de efectivos de la Guardia Civil, y cerca de un centenar de vecinos de Benamahoma y los alrededores.

Al mediodía se avistó el cuerpo entre la vegetación, apuntado todo a que el fallecido seguramente sufrió un infarto y decidió no seguir la ruta establecida y adentrarse  por la Cuesta de La Viñas, donde el recorrido es mas suave, para subir hasta Benamahoma, por la vaguada del río Tavizna, cayendo finalmente entre las apretadas zarzas y arbustos.

Una vez localizado y después de autorizar el levantamiento del cadáver, el GRM trasladaba al fallecido en camilla hasta la carretera en un recorrido de un kilómetro y medio aproximadamente.

Carlos Chacón, jefe del Grupo de Rescate en Montaña de Ubrique