OcuriHoy en ‘La Mañana’ en el capítulo de la actualidad local hemos dado a conocer los trabajos de restauración centrados en la Muralla Ciclópea que vienen desarrollándose desde el pasado mes de abril en el yacimiento arqueológico de Ocuri. Uno de los codirectores de la excavación, Luis Javier Guerrero, nos ha informado desde la propia ciudad romana sobre la marcha del proyecto y los objetivos que persigue.

Guerrero ya fue responsable de los trabajos de restauración entre 1997 y 2003, a través de distintos programas de Mancomunidad. Desde entonces no se habían acometido labores de conservación, mientras que en mayo de 2012 la Muralla Ciclópea sufría importantes daños, con el desplome de en torno a un 15% de la muralla, de la que actualmente se conservan unos 26 metros de longitud, con una altura de 3 metros y una anchura media de 2’14, de los 40 metros aproximadamente que se calcula que tendría originariamente este muro defensivo que data del siglo V antes de Cristo.   .

Muralla Ciclópea desprendidaCon un presupuesto de 6.000 euros, la nueva intervención arqueológica se inició el pasado 7 de abril, por parte de la empresa Oppidum Gestión Cultural y Arqueológica, que integran el propio Luis Javier Guerrero y Jesús Román, codirectores de los trabajos. El equipo se completa con dos auxiliares de arqueología aportados por el Ayuntamiento, y la colaboración de los integrantes del Taller de Empleo de Ocuri y la arqueóloga municipal María Campos.

El proyecto, autorizado por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y financiado íntegramente por el Ayuntamiento de Ubrique, se ha iniciado con una primera fase de limpieza de la vegetación y los derrubios caídos en los últimos años, preparando todo el sector del interior de la muralla caída para su restauración. Estos trabajos en la ciudad íbero-romana de Ocuri pueden seguirse a través de Facebook en un ‘Diario de excavaciones’.

Ocuir 2Una vez realizada la limpieza y desescombro, se ha procedido a un meticuloso trabajo de numeración y documentación de las grandes piedras ciclópeas movidas por la vegetación intrusiva para proceder a su desmontaje ordenado.

La segunda fase, adjudicada a la empresa constructora CIUCU, supondrá de nuevo la reubicación de las piedras ciclópeas en su lugar de origen, la tarea más complicada y difícil por el porte y peso de algunas piedras, que se realizará con la coordinación de los arqueólogos. Asimismo se restaurará y consolidará el vano de entrada.

El objetivo final es contribuir a una nueva puesta en valor del yacimiento arqueológico, para lo cual desde el Ayuntamiento se prevén también  mejoras en aspectos como la señalización.

Luis Javier Guerrero, codirector excavación arqueológica 2014 de Ocuri